sábado, 16 de febrero de 2019

DESENTERRANDO SAD HILL (2018)



Siento haber tenido abandonado el blog durante tantos meses, espero publicar a partir de ahora mucho más a menudo. El motivo es que he estado inmerso en varios proyectos relacionados con el cine, que en unas fechas podré dar muchos más detalles sobre ellos. Para comenzar con las publicaciones, vuelvo con un documental imprescindible para todo amante del western.

Cuál puede ser el motivo de que unas personas se recorran más de 1200 kilómetros en coche para ir a cavar a un cementerio, sin recibir ni esperar nada cambio, esto es lo que pretende explicar este documental. 

 Devolviendo a la vida el cementerio.

Viendo el documental se me vino a la cabeza la frase que le dice Jesús Raza (Jack Palance) a Bill Dolworth (Burt Lancaster) en el clásico “Los profesionales” hablando de las revoluciones y de luchar por las causas perdidas. 

“Nos quedamos porque tenemos fe, nos marchamos porque nos desengañamos. Volvemos porque nos sentimos perdidos y morimos porque es inevitable...” 

De esto es de lo que trata este documental, ya que esta frase define muy bien el comportamiento de los protagonistas de esta película, con esa parte humana que es luchar por algo simbólico, ya que se nos intenta decir que lo importante en la vida es luchar por una causa, y sin una causa por lo que luchar, la vida deja de tener sentido. 

 Lucha por tus sueños, porque a veces se hacen realidad.
 
Sí hay un documental que nos muestre lo que es la magia del cine es este, una película que nos enseña paso a paso, la bendita locura de unos chicos que un día decidieron resucitar el escenario de su película favorita. Un documental que nos enseña que el cine es algo mágico difícil de explicar. 

En 1966, el ejército español ayudo a construir un gran cementerio con más de 5000 tumbas en el Valle de Mirandilla en Burgos, para rodar el final de la mítica película “El bueno, el feo y el malo” de Sergio Leone. Esta escena se convirtió en una de las escenas más míticas, icónicas e impactantes del spaguetti-western, pero no solamente del género, sino también de toda la historia del cine. La escena era un duelo de pistolas a tres en el centro del cementerio, donde se enfrentaban el bueno (Clint Eastwood), el feo (Eli Wallach) y el malo (Lee Van Cleef), la resolución de este sorprendente y original duelo ya forma parte de la memoria de todo cinéfilo. 

 El duelo final de la película "El bueno, el feo y el malo". 

El problema es que este lugar después de la película quedó completamente abandonado, por lo que la vegetación enterró el cementerio. El documental nos cuenta la historia de un grupo de cinéfilos, que tuvieron la poética idea, cuarenta y ochos años después de rodar la película, de desenterrarlo, para conseguir que este lugar tan emblemático y legendario volviese de nuevo a la vida. Los verdaderos protagonistas de la película son los miembros Asociación Cultural Sad Hill, unos fans absolutos de la película y del spaguetti-western, con algún tipo de vinculación emocional con ese lugar. 

 Algunos de los miembros de la asociación junto con el director. 

El proyecto de desenterrar el cementerio era prácticamente imposible, por la cantidad de años que habían pasado del final de la película, y por el completo abandono de la zona. Para ello este grupo de cinéfilos crearon la Asociación Cultural Sad Hill, que sin ayuda, sin dinero, sin medios, y sin subvenciones, pero con mucha ilusión, trabajo y dedicación, consiguieron hacer posible lo imposible. 

 ¿Quiénes son?

El director Guillermo Oliveira, se enteró por casualidad de la existencia de la asociación, y decidió irles a grabar unas entrevistas, pensando que sería cuestión de unos pocos fines de semana que se cansaran y abandonasen el proyecto, en parte, por las grandes dificultades técnicas que presentaba y por la gran magnitud del mismo. Pero con lo que no contaba ni el director, ni los propios miembros de la asociación, fue que el proyecto se les fuese completamente de las manos, que se convirtiesen en todo un fenómeno mundial, y que todo el mundo hablase de ellos. 

 Cementerio de Sad Hill. 

Vinieron gentes de todos los lugares del mundo a ayudarlos, cientos de personas se presentaron en este pequeño pueblo de Burgos, para cavar, quitar piedras y poner cruces, y todo ello sin esperar nada cambio. 

Además para financiar el proyecto, se les ocurrió la brillante idea de apadrinar el cementerio, y hacer partícipe de su sueño a todo el mundo que lo quisiese, y por ello, por una pequeña cantidad de dinero simbólico, se podía tener tu nombre en cada una de las 5000 tumbas del cementerio. Pero a pesar de parecer algo siniestro y muy tétrico, el 5 de febrero de 2019, consiguieron la cifra de las 5000 tumbas apadrinadas. 

 Una brillante idea para financiar el proyecto. 

El documental tiene dos partes bien diferenciadas, una primera parte que nos cuenta los entresijos de la película “El bueno, el feo y el malo”, y porque después de tantos años sigue fascinándonos tanto, mediante imágenes del rodaje y entrevistas a personas que de alguna manera o de otra participaron en la realización de esta pequeña obra maestra del cine. También, nos muestra y nos habla del director y creador Sergio Leone, un genio de cine, y probablemente el director más importante de la historia del cine italiano, que descubriremos un poco más a través de testimonios de personas que le conocieron o trabajaron con él. 

 Secretos del rodaje de la película. 

En la segunda parte de la película conoceremos un poco más a los miembros de esta Asociación Cultural Sad Hill, que nos hablaran de sus sueños, de qué significa para ellos ese lugar, porque les gusta tanto esa película, y sobre todo que les motivó y que les movió a intentar realizar esa bendita locura. 

 Miembros de la Asociación de Sad Hill en el preestreno de la película.

Y llega el emotivo final, donde después de tanto trabajo y esfuerzo, consiguen que el sueño por el que han estado luchando durante estos últimos años se hiciera realidad. Llegué a empatizar tanto con los protagonistas del documental, que me fue muy difícil contener la emoción y que no se me pusieran los ojos vidriosos viéndoles en el preestreno de la película (por su 50 aniversario) en ese lugar de culto. Quizás porque todo el mundo que ama el cine, les llega a comprender, y agradecer que nos permitieran seguirles en este hermoso viaje. Por cierto, una de las grandes sorpresas de la película (que nos develaré), que también fue una sorpresa para nuestros protagonistas, tiene una gran carga emocional para ellos, y para el espectador que está viendo el documental. 

 Inaguración del Cementerio con la proyección de la película por su 50 aniversario. 

Un duro trabajo que al final obtuvo su recompensa, porque al final si se pelean los sueños, se pueden hacer realidad. 
Tengo que decir que he visto la copia en Blue-Ray de este documental, y me ha llamado la atención, viendo el “making of” y leyendo el diario de rodaje, que fue tan difícil desenterrar el cementerio, como el sueño de poder contarlo, leeremos las dificultades para poder entrevistar a todas las personas que salen en el mismo, para poner la música, e incluso para poder poner las imágenes de la película. Porque hoy en día poder realizar una película es muy difícil, y más sin una gran productora detrás que te avale, por eso el mérito que tiene un director que sin apenas presupuesto, y sin experiencia de rodaje, haber conseguido terminarla, y sobre todo conseguir que te guste o no “El bueno, el feo y el malo”, se te ponga la carne de gallina con este emotivo, emocionante y honesto viaje a la busqueda de la esencia del cine. 

Un lugar de culto y emblemático para todo cinéfilo.

Recomendar este maravilloso documental, porque es una carta de amor al cine y a la vida, y que gustará a todos los que todavía creen en la magia del cine. 

 Trailer de la película.
Inaguración del cementerio. 

jueves, 3 de mayo de 2018

HOSTILES (2017)





Hace tiempo que no escribía en este blog, por eso para compensaros voy hablaros del último gran western que he visto últimamente, un western que lamentablemente no podremos ver en pantalla grande, porque no se cual es la razón se estrenará directamente en el mercado doméstico y en las televisiones de pago, pero que recomiendo fervientemente para todo amante del género, y sobre todo como yo del western clásico. 

Un western con aroma de western clásico 

Un western de ritmo muy pausado, que en muchos momentos puede llegar a desesperar, y que a pesar que pasan muchas cosas parece que no pase nada, también es cierto que tenía todo para ser una obra maestra y al final se queda un poco, e incluso a mucha gente puede llegar a decepcionar, por considerarle muy lento, pero mucho ojo que a su favor contiene alguna de las más hermosas imágenes vistas en los últimos años en cine. Un western que me recuerda en muchos momentos a la obra maestra de Kevin Costner “Bailando con lobos”, por su relato épico, intimista y sus imágenes de gran lirismo, que nos recuperan el espíritu de aquellas viejas películas del oeste. 

Un western intimista, épico y de gran lirismo 

El director Scott Cooper, es un director muy poco conocido y con muy pocas películas en su debe, como películas más interesantes tiene “Corazón rebelde” (2009) que le valió el Óscar a Jeff Bridges, por su interpretación de un cantante de música country alcohólico, y también es interesante “Black Mass” (2015), un buen thriller donde un irreconocible Johnny Depp interpreta al personaje real el mafioso irlandés Whitey Bulger, el cual fue confidente del FBI. 

Scott Cooper le da indicaciones a Christian Bale en el set de rodaje

Para ser un buen western era necesario un buen reparto, y este western tiene a tres de los mejores actores del panorama actual, uno de mis actores favoritos actuales Christian Bale, el camaleónico actor que fuera el mejor Batman de la historia del cine, que por cierto también era el protagonista de otro excelente western en el remake de “El tren de las 03.10”, que no superaba a la original de Delmer Daves y Glen Ford, pero que estaba ciertamente muy bien. La película reúne a Bale con el director Scott Cooper, con quien ya trabajó en el notable thriller “La ley del más fuerte” en 2013. Como protagonista femenino tenemos a Rosamund Pike, una gran actriz que siempre la recordaremos por la enigmática mujer de Ben Affleck en el fabuloso thriller de David Fincher “Perdida”. 


Un western con un gran reparto 

Y por último como jefe indio Cheyenne  tenemos a Wes Studi, un actor de origen indio que ya participó en muchas grandes películas y westerns, casi siempre interpretando el papel de jefe indio en: “Enfrentados” (2006), “Gerónimo, una leyenda” (1993), “El último mohicano” (1992) e incluso salía en el western “Bailando con lobos” (1990). 

La película narra la historia de un viaje que emprende el condecorado capitán del ejército Joseph J. Blocker (Christian Bale), al cual se le ordena acompañar al moribundo jefe indio Cheyenne (Wes Studi) y a su familia de regreso a las tierras de su tribu para que muera en paz. Para ello tendrán que emprender un peligroso viaje, dónde se enfrentaran a hostiles tribus comanches y a malvados ganaderos y tramperos que se encuentran por el camino, también en este viaje les acompañará una joven viuda (Rosamund Pike), cuya familia fue asesinada por un grupo de comanches. La película es ficticia, y no se basa en ninguna historia real específica, pero la idea de la trama en realidad procedía de un antiguo manuscrito escrito por el difunto guionista Donald E. Stewart.

Un western itinerante con aroma al mejor western de Anthony Mann

La historia presenta la relación de amistad entre dos hombres, enemigos en el pasado, que deberán confiar el uno en el otro para salir con vida de este territorio hostil. Aquí no hay ni buenos ni malos, y todos somos hostiles en un momento dado de nuestras vidas. Christian Bale interpreta genialmente a un cansado y desencantado capitán del ejército americano, un soldado curtido en mil batallas, que la vida le ha dado muchos golpes y sin apenas fuerzas para seguir luchando. Blocker ha matado gran cantidad de indios en su vida, ha matado mujeres, hombres y niños, ha visto horrores y tragedias por ambos bandos, pero que ya está cansado, y cada hombre que pierde de su regimiento es pequeña puñalada en su corazón maltrecho. Por otro lado tenemos al jefe indio Wes Studi, enfermo de cáncer, que ha cumplido condena de 7 años junto a su hija, yerno y nietos, y que como los tiempos han cambiado, se le perdona la vida y se le libera para que pueda morir en paz en las tierras en las tierras de sus ancestros. 


"Hostiles" es la historia de una amistad 

Lo maravilloso de este western es la amistad que va creciendo entre ellos dos a medida que se acercan al final del viaje, Bale se opone al principio a los deseos de sus superiores, porque ha visto muchos de sus compañeros muertos a manos del viejo líder indio enfermo, pero el final del viaje es redentor, se perdonan cada uno de sus pecados, porque no merece la pena vivir con odio, y el perdón es necesario para continuar con la vida. 

Un viaje que cambiará sus vidas 

Un western que contiene alguna de las más hermosas imágenes de los últimos años en cine, con una maravillosa fotografía de Masanobu Takayanagi (habitual de su cine), western rodado en hermosos paisajes naturales de Nuevo México, Colorado y Arizona. Una ambientación exquisita (los fuertes de esta película son maravillosos, nunca los habíamos visto así antes). Y con unas panorámicas que nos retrotraen al mejor western clásico. Y resaltar esos fuertes en medio de la nada, donde los soldados viven con la constante amenaza de los indios que los acechan en los alrededores.

Un western con aroma del mejor cine de Anthony Mann, y la importancia del paisaje en la película. Scott Cooper al igual que Mann, se adentra en el norte, en las montañas, en los ríos caudalosos y en los bosques lluviosos, y busca la profundidad psicológica en los personajes por encima de la épica de la propia historia. Los personajes son lacónicos, las miradas elocuentes, la historia transcurre en un entorno bellísimo, en un paisaje montañoso y verde alejado de bucólicas inspiraciones, convertido más bien en un escenario de brutalidad y horror. 

Scott Cooper con un paisaje, una montaña y un itinerario, con estos sencillos ingredientes, crea un western con mayúsculas. 

Una maravillosa fotografía a cargo de Masanobu Takayanagi

Pero lo que más me gusta de la película es su maravillosa y extraordinaria historia de amor entre el Capitan Joseph J. Blocker y una increíble Rosamund Pike que le acompaña en este viaje de redención, la cual es víctima de un ataque comanche que le ha matado a toda su familia. Rosamund Pike es una valiente mujer que lo ha perdido todo en su vida (su familia y su hogar), impactante la imagen cuando tiene que enterrar al bebe que lleva en brazos, que se encuentra con ese solitario y derrotado soldado, el cual transforma su vida por completo. Un western de perdedores, a los cuales la vida les ha dado muchísimos golpes, y donde el amor es su ultima esperanza para salvar sus almas. 

Una preciosa historia de amor 

Un western con una maravillosa puesta en escena, que cuenta con unas escenas de acción rodadas con excelente pulso por el director, como la impresionante escena con la cual se abre la película, con ese ataque indio a la cabaña habitada por Rosamund Pike y su familia, o el impresionante tiroteo final donde nuestros protagonistas se enfrentan a una familia de ganaderos, los cuales no aceptan la nueva sociedad integrada y mestiza que vienen con los nuevos tiempos. 

Un western con impactantes tiroteos y escenas de acción 

Y realmente hermoso es el final de esta película en una estación de tren llena de gente, que nos retrotrae al mejor cine clásico de nuestras vidas, en una de las mejores despedidas vistas en el cine en los últimos años, que se verá con emoción contendida y con lágrimas en los ojos, que bien vale por toda una película. 

Un western con aroma a western de los de antes 

Hostiles es un western hermosamente triste, el mejor de los últimos años, con un impresionante Christian Bale y un aroma a western de los de antes. 

Tráiler de la película 

lunes, 19 de febrero de 2018

MIS 50 WESTERNS FAVORITOS

Me han preguntado muchas veces cuales eran mis westerns favoritos, para mí ha sido muy complicado realizar esta lista porque a medida que la iba haciendo se me ocurrian otros 50 westerns más que me hubiese gustado poner, así para otra ocasión pondré la lista completa de mis 100 westerns favoritos para no dejarme ninguno en el camino. 

Esta lista es muy subjetiva, y aunque estan ordenados de los que más me gustan a los que menos, no quiere decir que el que este en el puesto 49 me guste más que el que este en el puesto 19, simplemente los he intentado ordenarlas de algún modo. Resaltar que mi top ten si considero que son mis favoritos, además añadir que he hecho un poco de trampas, y como me ha resultado dificil escoger entre una de las películas de la cuatrilogía de John Ford sobre el Ejército, al final me he decantado por considerarla una única película, para no tener que escoger entre una de ellas. Seguro que echaran alguna en falta, porque la verdad que yo también las echo, y también habrá alguna que no les guste, aún así considero que estas 50 películas son imprescindibles para todo amante del género.

Debería añadir por último que echaran en falta alguna de Leone en la lista, la explicación en muy sencilla sencillamente porque en mi opinión el spaguetti-western para mí es un género distinto al western, con sus propias películas emblemáticas y joyas del género.

1. Centauros del desierto (1956) de John Ford.


2. Sin perdón (1992) de Clint Eastwood.


3. Río Bravo y sus dos remakes: Río Bravo (1959), El Dorado (1966) y Río Lobo (1970). 


4. Pentalogía de Anthony Mann y James Stewart: Winchester 73 (1950), Horizontes lejanos (1952), Colorado Jim (1953), Tierras lejanas (1954) y El hombre de Laramie (1955). 



5. Murieron con las botas puestas (1941) de Raoul Walsh. 


6. Raíces profundas (1953) de George Stevens. 


7. Horizontes de grandeza (1958) de William Wilder. 


8. Duelo en alta sierra (1962) de Sam Peckinpah. 


9. Duelo de titanes (1957) de John Sturges. 


10. Cuatrilogía de John Ford y John Wayne: Río Grande (1950), Fort Apache (1948), La legión invencible (1949) y Misión de audaces (1959). 


11. Los 'westerns' de Budd Boetticher y Randolph Scott: 7 men from now (1956), Cita en Sundow (1957), Los cautivos (1957), Buchanan cabalga de nuevo (1958), Nacida en el oeste (1959), Cabalgar en solitario (1959) y Estación Comanche (1960).


12. Los profesionales (1966) de Richard Brooks. 

13. La venganza de Ulzana (1972) de Robert Aldrich. 

14. El hombre que mató a Liberty Valance (1962) de John Ford. 

15. Río Conchos (1964) de Gordon Douglas. 

16. Tierra generosa (1946) de Jacques Tourneur. 


17. Bailando con lobos (1990) de Kevin Costner. 

18. El día de los forajidos (1959) de André De Toth.

19. Los cuatro hijos de Katie Elder (1965) de Henry Hathaway. 

20. Más allá del Missouri (1951) de William Wellman. 

21. La ley del talión (1956) de Delmer Daves. 

22. Grupo salvaje (1969) de Sam Peckinpah. 

23. Fort Massacre (1958) de Joseph M. Newman.

24. Fort Bravo (1953) de John Sturges.

25. La diligencia (1939) de John Ford. 

26. El hombre del oeste (1959) de Anthony Mann.

27. Duelo en el barro (1959) de Richard Fleischer. 


28. El jinete pálido (1985) de Clint Eastwood. 

29. Open Range (2003) de Kevin Costner.

30. Juntos hasta la muerte (1949) de Raoul Walsh. 

31. Valor de ley (1969) de Henry Hathaway. 

32. El pistolero (1950) de Henry King. 

33. El hombre de las pistolas de oro (1959) de Edward Dmytryk. 

34. Pasión de los fuertes (1946) de John Ford. 

35. La mujer de fuego (1947) de André De Toth. 

36. El destino también juega (1966) de Fielder Cook. 


37. Will Penny (1968) de Tom Gries. 

38. Johnny Guitar (1954) de Nicholas Ray. 

39. La última caza (1956) de Richard Brooks.

40. El tren de las 3:10 (1957) de Delmer Daves. 

41. El día de los tramposos (1970) de Joseph L. Mankiewicz. 

42. El último tren a Gun Hill (1959) de John Sturges. 

43. Río sin retorno (1954) de Otto Preminger. 

44. Cielo amarillo (1948) William A. Wellman.

45. El secreto de Convict Lake (1951) de Michael Gordon. 

46. Lanza rota (1954) de Edward Dmytryk. 

47. Los siete magníficos (1960) de John Sturges. 

48. El sargento negro (1960) de John Ford. 

49. Río rojo (1948) de Howard Hawks. 

50. El último pistolero (1949) de Don Siegel. 

Quizás no sean los mejores wersterns de la historia del cine, pero si son los que más me gustan. A pesar de que se me han quedado muchos westerns fuera de lista, que lo subsanaré realizando una segunda lista donde incluya una lista de los 100 mejores westers, para no dejarme ninguno atrás.