lunes, 27 de febrero de 2017

TERROR EN UNA CIUDAD DE TEXAS (1958)


En primer lugar agradecer a mi buen amigo cinéfilo Francisco Mestanza Foyé que me descubrió este western que desconocía completamente, y que es una verdadera joya que nadie se debería perder. 

El argumento es muy interesante aunque muy tópico, el inmigrante sueco, Sven Hansen, es asesinado por negarse a vender su granja al cacique Sebastian Cabot. Los granjeros se sienten intimidados e incapaces de enfrentar al temible asesino, Nedrick Young, el cual trabaja para el cacique, pero entonces llegará el hijo de Hansen, Sterling Hayden, un experimentado ballenero que intentará vengarse del asesino de su padre. 

Un western enormemente original 

Un western extraño pero muy original, que tiene varios ingredientes que lo hacen muy interesante. El primer ingrediente es que el guión lo firma Dalton Trumbo, que lo firmó con uno de sus seudónimos utilizados, el de Ben Perry. Conviene recordar que Dalton Trumbo fue uno de los llamados “Diez de Hollywood”, uno de los guionistas que encabezaban la lista negra del senador Mc Carthy y su obsesión anticomunista. Por eso en el guión de este western hay mucha crítica al macartismo. El protagonista de esta película “El sueco” es alguien que lucha contra el sistema, contra lo establecido y se resiste a rendirse ante el poder. Mientras el pueblo se mantiene en silencio, sumiso, nadie sabe nada, nadie dice nada, y nadie vio nada. Un autentico infierno de cobardes. 

Un infierno de cobardes

- ¿Qué clase de país es este, que nadie vio nada y nadie sabe nada?

- Este tipo de cosas pasa aquí con frecuencia.”

- La gente se comporta como los animales cuando se asustan se dispersan.

Nuestro protagonista tendrá que hace frente a una ciudad corrupta, con un sheriff comprado. 

- ¿Hay sheriff en la ciudad?
- Yo tengo uno, a la ciudad le cae bien, y yo le pago.

Hay un detalle que se nota la mano de Dalton Trumbo en el guión con el sheriff, hacia el final de la película, el sheriff ve a un hombre muerto y lo que hace sorprende al espectador, deja el cadáver como esta, recoge el dinero que había por el suelo y tira sobre el cadáver la placa de sheriff, un crítica demoledora la situación política de aquella época con la caza de brujas en Hollywood. 

Sebastian Cabot y Nedrick Young son dos villanos de altura 

Nuestro protagonista es Sterling Hayden, que da el perfil de alto, grande, robusto, y rubio sueco que se dedica a la caza de ballenas, que viene desde Suecia al oeste para vengar la muerte de su padre. 


Sterling Hayden da el perfil de un sueco en el oeste  

El segundo ingrediente interesante es la dirección de esta película, el director es el siempre interesante Joseph H. Lewis, uno de esos directores que convirtió la serie B en un arte, tanto en el western como en el cine negro, destacando las fabulosas: “Agente especial” (1955), “El demonio de las armas” (1950) y “Relato criminal” (1949), tres estupendas películas de “cine noir” que ya de por si valen por toda una carrera en el cine, y me gustan mucho sus humildes westerns de serie B: “La ciudad sin ley” (1955), “El séptimo de caballería” (1956) y por último “Odio contra odio” (1957). Todas ellas de bajo presupuesto, de corta duración, ya que ninguna excede de los 90 minutos, cine altamente entretenido. Películas todas ellas con una prodigiosa puesta en escena, con escenas perfectamente planificadas y con hermosos e imposibles encuadres y tiros de cámara. 

 Joseph H. Lewis convirtió la serie B en un arte

Y por último el ingrediente del duelo con pistolas más original e increíble del cine del oeste, el duelo de un pistolero contra un ballenero que lleva únicamente consigo un arpón. No me digan que no es original, ver para creer. 


Un pistolero contra un ballenero únicamente armado con un arpón 

Otro de los aspectos que más me gusta de este western es el villano, magníficamente interpretado por Nedrick Young, quien también participó en el guión, que al igual que Trumbo no aparece en los créditos porque también pertenecía a la famosa lista negra de Hollywood. Un pistolero que su tiempo ya ha pasado, es el fin de los pistoleros. El mundo del oeste está llegando a su fin, y los pistoleros ya no tienen cabida en este mundo. Curioso que vista completamente de negro, y que ya no le importa nada ni nadie, ni siquiera el dinero. No tiene miedo a morir y a hacer frente a lo que le tenga deparado el destino. 

Nedrick Young es un villano memorable

- Hemos entrado en una nueva era, la muerte a gran escala, como acostumbras ya no está de moda. 

- Mientras haya hombres como tú, habrá trabajo para hombres como yo. 

- Sobre todo para mí.

Sterling Hayden y la venganza del ballenero 

Magnífico también el papel de la novia del villano, un personaje muy rico en matices, que nos regala una magnífica conversación con nuestro protagonista: 

- Aléjese de él. 

- ¿Por qué?

- Porque es malo. Lleva la muerte en la sangre. 

- ¿Por qué esta con un hombre así?

- Estoy con él, por soy lo que soy. Porque ningún hombre querría estar conmigo. 

- Y porque por muy abajo que caiga, siempre podré mirar a los ojos de alguien que está más abajo aún.

Carol Kelly es la novia del villano 

Joseph H. Lewis dirige con su habitual maestría, por eso hay números planos imposibles y hermosos encuadres en este western, la preciosa imagen de Sterling Hayden viendo a través de la ventana de un tren el oeste americano, la vida a través de las ventanas de las casas o esos preciosos primeros planos de los rostros de la gente, donde podemos ver la desolación, la tristeza, la ira o el miedo. 

El asesinato a través de las ventanas

Preciosos y originales planos en esta película


Preciosos primeros planos

Estamos ante un western atípico, pero muy original, aquí la película empieza por el final y vemos a través de un largo flash back, como hemos llegado a ese extraño duelo, que ya de por sí merece un visionado de este estupendo western, un duelo desigual entre un pistolero manco, y un ballenero armado con un arpón. Y con una resolución sorprendente de este extraño duelo, que pasa a la historia del cine del oeste como uno de los momentos más originales y memorables de su historia. 

El duelo más memorable de la historia del western 

Así que recomendar este western poco conocido, con una atmósfera opresiva, angustiosa y donde la tensión va en aumento hasta explotar en el clímax final. Un western que desde ya pasa a ser un western de culto en mi colección.




domingo, 22 de enero de 2017

LA CONQUISTA DEL OESTE (1962)


Sirva esta crítica como homenaje póstumo a Debbie Reynolds recientemente fallecida, actriz que siempre la recordaremos por ser la conquista de Gene Kelly en “Cantando bajo la lluvia, pero para los que amamos el western nunca la olvidaremos enamorando al bueno de Gregory Peck cantando el precioso tema de “A home in the Meadow”

 Gregory Peck junto a la guapísima Debbie Reynolds

 La conquista del oeste puede que no se encuentre entre los títulos cumbre del género, pero lo que no cabe la menor duda es que es el título más representativo, espectacular e icónico de toda la historia de él. 

 La conquista del oeste es la película más icónica de toda la historia del género

La Metro decidió embarcarse en un proyecto faraónico, con una película que incluyera todo aquello que nos gusta del género: las grandes praderas, los indios, el ferrocarril, los cowboys, el sheriff, los primeros colonos, los salones, etc., y el mejor reparto de toda la historia del cine: Carroll Baker, James Stewart, Debbie Reynolds, Gregory Peck, George Peppard, John Wayne, Henry Fonda, Richard Widmark, Eli Wallach, Lee J. Cobb, Karl Malden, Robert Preston, Walter Brennan, Agnes Moorehead y Spencer Tracy, con posiblemente los mejores cowboys del western: John Wayne, James Stewart, Henry Fonda, Gregory Peck y Richard Widmarck, y los puso a las ordenes de cuatro representativos directores de la época: Henry Hathaway, John Ford, George Marshall y Richard Thorpe, este último sin acreditar. 

 El mejor reparto de toda la historia del cine

Pero por lo que es tan importante este western es por ser la primera película que se uso el formato CINERAMA, recientemente he adquirido el Blue-Ray de la película, con una copia en ese formato, donde se veía lo impresionante que debería verse en una pantalla grande curva sus espectaculares imágenes, en su día fue un invento revolucionario para frenar el auge de la televisión, una técnica muy compleja que consistía en rodar con tres cámaras, y luego proyectarla de manera sincronizada sobre una pantalla curva, aunque era una técnica muy costosa y compleja para los resultados en taquilla, que al final se hicieron muy pocas películas con este formato. 

 Fue la primera película rodada en el formato CINEMASCOPE
La película cuenta con cuatro partes bien diferenciadas, narra cuatro etapas distintas de la historia de los EE.UU, incluido un precioso capítulo rodado por el gran John Ford ambientado en la guerra de Secesión. La película nos cuenta la odisea de tres generaciones de una misma familia en su conquista del oeste (a lo largo de cincuenta años), todo ello narrado por la preciosa voz en off de Spencer Tracy en su versión original, por eso mi recomendación de ver las películas siempre en versión original y no dobladas.
 La historia de la familia Prescott en su conquista del oeste

Una película que ahora se puede disfrutar en una excelente copia en Blue-Ray, donde se puede apreciar la espectacularidad de sus imágenes, bajando los rápidos en una barcaza, en una estampida de búfalos, un espectacular tiroteo en un tren sin control y una persecución de indios a unos colonos que van en carretas. 

 Un western espectacular como pocos

Hay partes que son parte de la mejor historia del western y otras no son tan acertadas pero en su conjunto no están nada mal, a resaltar la primera historia de la película con un cazador y hombre salvaje de las montañas (“los hombres de la frontera”), que ayuda a una familia de primeros colonos en su viaje a la conquista del oeste, o la maravillosa historia de George Peppard ayudando a la construcción del primer ferrocarril que atravesó los EE.UU de este a oeste trabajando para la Union Pacific. 

 Preciosos títulos de crédito
              
Quizás el problema que tiene es que quiere recorrer toda la historia del oeste en una sola película, y a pesar de sus tres horas largas de duración, hay demasiadas historias, por lo que no se llega a profundizar en ninguna de ellas, y demasiados personajes, por lo que algún personaje solamente se queda en un esbozo de lo que podía haber sido y no fue. Por ejemplo el interesante personaje creado por John Wayne y dirigido por John Ford, como desencantado general del ejército en la Guerra de Secesión, que daba para mucho más, y nos sabe a poco su breve papel en la película. 

 Nos quedamos con ganas de ver más a John Wayne 

 John Ford con Henry Hathaway durante el rodaje e la película

Por otro lado es un western que nos deja muchas escenas para el recuerdo, con multitud de escenas icónicas difíciles de olvidar, recuerdo cuando vi esta película por primera vez, es por este tipo de películas por lo que amo tanto este género, la primera vez que la vi tendría 12 años y fui con mi primo a verla a un pase especial que ponían en un viejo proyector en el salón de actos de un pequeño colegio de Sama de la Felguera (a 30 km de Oviedo), y días después de verla no me la podía quitar de la cabeza, recuerdo que me gustaba tanto que mi padre me la grabó en una cinta de VHS de la sesión de sábado tarde de la TVE, y era una cinta que tenía rayada de tantas veces que la vi.

 Un western dificil de olvidar sobre todo para un niño

Tengo tantas imágenes para el recuerdo, esa familia bajando en una inestable barcaza en unos peligrosos rápidos o esa estampida de búfalos, que la sientes tan real como si estuvieses allí, y cuando termina y George Peppard ve el desastre de daños materiales y humanos causados por la estampida decide abandonar el ferrocarril, mientras vemos la poderosa imagen de Richard Widmarck subido delante de la locomotora, diciendo que morirá y vivirá con el ferrocarril o por último el salvaje ataque indio a la caravana de colonos dirigida por Gregory Peck, donde todos luchan por sobrevivir mientras caen las carretas y los indios de los caballos. Todo ello ayudado con una hermosa fotografía en un lujoso Technicolor, todavía hoy impresiona la paleta de colores de esta película, y la calidad de imagen de la misma. Si se volviese rodar con los efectos digitales que tenemos hoy en día sería imposible que se pudiera superar, ni siquiera igualar. 

 Muchas imágenes para el recuerdo

Y qué decir de la música de Alfred Newman, una banda sonora inolvidable, la cual se reconoce aunque no hayas visto la película, terminada de verla no te la quitas de la cabeza en unos cuantos días. 

 Inmortal banda sonora de Alfred Newman

Otra de las cosas por las que esta película es tan importante es por los maravillosos planos panorámicos espectaculares con los que se abre o se cierra la película. Una película cuidada hasta el más mínimo detalle, los más de cinco mil trajes utilizados se cosieron a mano y las caravanas son asimismo auténticas. Se reunieron un centenar de ellas que provenían de museos y colecciones.

 La magia del cine en cada plano de está película


Hay un plano secuencia al principio de la película, cuando la familia Prescott llega por primera vez al oeste, que se la recibe con un cartel que les da la bienvenida, y vemos la cámara avanzar por un pueblo genuino del farwest, acabando la secuencia en un hermoso río por donde navega un impresionante barco de vapor, uno de los mejores planos secuencia que he visto en mi vida, una escena planificada hasta el último pequeño detalle. 

 La entrada en el oeste (uno de los mejores planos que he visto en el cine del oeste)

Y quizás lo que más me guste de la película es la bonita historia de amor entre Debbie Reynolds y Gregory Peck. Lilith Prescott (Debbie Reynolds) es la menor del clan familiar, es una mujer inquieta, valiente, aventurera, luchadora y chica de Saloon, que va de espectáculo en espectáculo, que se enamora del rufián y jugador de póker Gregory Peck, y a pesar de ser mundos muy diferentes sus vidas se unen para siempre en un viaje a California para heredar una mina de oro, él en un principio solamente le interesa el dinero, pero no contaba con enamorarse, un viaje lleno de peligros donde surcaran ríos, cruzaran montañas, se adentraran en las llanuras y vivirán infinidad de peligros y harán frente al ataque de los indios. 

 Debbie Reynolds nunca estuvo tan maravillosa

El final de la historia de amor es muy bonito, cada uno sigue con su vida, pero una vez cruzando el Misisipi en un barco de vapor, Gregory Peck abandona una partida de póker, para seguir la voz de su amada que está cantando la maravillosa “A Home in the Meadow”, posteriormente explica a sus sobrinos en el futuro que se hicieron ricos y se arruinaron muchas veces durante su vida, pero que fueron muy felices durante su viaje juntos. Una pareja que funciona porque ella le entiende y no quiere que cambie le acepta tal y como es.

 A home in the meadow (preciosa canción)

En definitiva una película llena de fuerza y energía, que es leyenda del género y que ahora podemos disfrutar en una versión deslumbrante nunca antes vista, para comprender la que significo esta película en su día, por la espectacularidad de sus imágenes. Un clásico del género que nadie que ame se debería perder. 




martes, 29 de noviembre de 2016

EL RIFLE DEL FORASTERO (1957)

“Vivir para las armas, o ¿morir por las armas? Depende del tipo de disparo que seas”


Siguiendo con westerns semidesconocidos para el gran público, pero que a mí me parecen interesantes, hoy recomiendo otro western de serie B con los extraordinarios Stewart Granger y Rhonda Fleming, que hubiese sido mucho más en manos de otro director que en lugar de desconocido Roy Rowland, que he visto muy poco de él, pero que resalto de su filmografía dos western menores pero muy entretenidos como son: “El último baluarte” (1952) y sobre todo “La novia salvaje” (1955) con una hermosa Eleanor Parker. 

"Gun Glory" (fue el título en inglés) 

Un western donde un antiguo pistolero y jugador llamado Tom Early (Stewart Granger) que intenta dejar atrás su pasado, vuelve a su hogar en el que dejó tiempo atrás a su hijo y esposa, la cual ha fallecido recientemente, pero cuando al pueblo llega el cacique ganadero Grimsell, no tendrá más remedio que volver a usar las armas.

Preciosos los títulos de crédito
 
 Un argumento muy manido en el cine del oeste, la del pistolero que quiere abandonar una vida de asesinatos y soledad, pero el pasado siempre vuelve para cobrarse su deuda. El guión es adaptado de una novela del famoso Philip Yordan, que sus guiones ya nos dejaron otras obras de cine grandiosas como: “EL Cid”, “Odio entre hermanos”, “Johnny Guitar”, “Rey de reyes”, “La caída del imperio romano”, etc. El guion corre a cargo del “no acreditado” Ben Maddow, incluido durante mucho tiempo en la lista negra de Hollywood. 

Programa de mano de un programe doble de un cine de barrio

El argumento sin ser gran cosa, no deja de ser un western muy entretenido por el carisma y las buenas interpretaciones de sus dos protagonistas principales: Stewart Granger y Rhonda Fleming, que nos regalan momentos de buen cine clásico y suben el nivel de la película. 

Rhonda Fleming y Stewart Granger forman una bonita pareja 

Rodada en un lujoso cinemascope y con una bonita fotografía en Technicolor, y lo bien que le sentaba el Technicolor a la hermosa Rhonda Fleming, que como bien sabéis los que seguís esta página, que una actriz que nos gusta mucho de ver por el salvaje oeste. 


La preciosa pelirroja Rhonda Fleming le sentaba muy bien el Technicolor 

Un western que engrandece la figura de Stewart Granger como valiente pistolero, un actor de presencia que encarnaba como nadie el papel de aventurero, espadachín y pistolero, papeles que le iban como anillo al dedo al carisma de este actor. Hoy en día “Las minas del rey Salomón”, “Scaramouche” y este western no serian lo mismo sin el protagonismo de este gran actor. Por cierto, yo siempre recomiendo ver el cine clásico en VO, pero reconozco lo bien que le sentaba a Stewart Granger la voz de Rafael Luis Calvo, doblador habitual de Gary Cooper, Gregory Peck, Clark Gable y Stewart Granger. 


Nadie interpretaba el papel de aventurero, espadachín y pistolero como Stewart Granger

Otra de las cosas que seguramente hubiese hecho mejor el western, es que un buen western siempre debe tener un buen villano, y en este caso James Gregory creo que no está a la altura de Stewart Granger.

Era muy dificil estar a la altura de Stewart Granger 

Pero a pesar de todo es un western con grandes momentos, me gusta mucho la química existente entre Stewart Granger y Rhonda Fleming y su hermosa historia de amor, desde que se conocen en la tienda y salta el flechazo, aquí sí que se puede decir que el amor es a primera vista.

Amor a primera vista

 Y como ella se va a vivir con ellos, con la dramática escena donde ella es humillada por su padre adoptivo, que desde que murió su mujer se encuentra enamorado de ella, por eso el desprecio y odio que siente hacia el forastero que le hace ojitos a su querida hija adoptiva. 

Preciosa la química entre ellos

Y como ella no solamente ejerce el papel de amada de Stewart Granger, sino también el de madre, y trata de aconsejar tanto a su amado como a su hijo, para la convivencia entre ellos dos sea la mejor posible, ya que el hijo le reprocha a su padre que les abandonase años atrás, y no estuviera para educarlo y cuidar de la granja.

Rhonda Fleming tendrá que ejercer el papel de madre
 

Preciosa la conversación que tienen los dos en el porche de la casa, donde le cuenta porque abandono su hogar y porque había regresado, y el precioso beso final con el que cierra la película.


Rhonda Fleming y Stewart Granger una bonita historia de amor 

No hay muchas escenas de acción durante la película, pero las que hay están muy bien resueltas, el tiroteo a la entrada del pueblo donde Tom Early se enfrenta el solo contra tres hombres armados, que por cierto no recuerdo en ningún pistolero que dispare tan rápido como él, lo rápido que desenfunda cuando se trata de evitar que le maten. Y luego como se las ingenia para detener el solo a un rebaño de ganado y 20 hombres armados en el desfiladero de un cañón, que si no ha salido en otros westerns se parece mucho. 

Pocas escenas de acción pero muy bien resueltas

Una curiosidad de la película es que Tom Early siempre llega tarde, cuando le van a buscar los hombres del pueblo no está, y después de parar al enemigo en el cañón todavía llegan antes que él a su casa, por eso está muy bien filmado el duelo final. Una escena con mucha tensión y emoción. 

Era habitual editar también nuestros westerns favoritos en edición de cómic  

Como curiosidad entre los secundarios de la película podemos ver a un habitual del género Chill Wills, aquí interpretando el papel de simpático reverendo. 

Chill Wills un habitual secundario del western 

Y dejo para el final lo que más me gusta de este western, que es la canción de los títulos de crédito, nada más y nada menos que del gran cantante de country Burl Ives, y que también fue un gran actor y apareció en los fantásticos westerns “El día de los forajidos” y “Horizontes de grandeza”, y para que le recordéis era el cuñado de Paul Newman en la inmortal “La gata sobre el tejado del zinc”. Pues debe ser una de las canciones más bonitas oída nunca en una película del oeste. 

"The Ninety and Nine" cantada por Burl Ives

Así pues un western muy entretenido con un gran reparto, que gustará a todos los amantes del género.

"Gun Glory"

Otra versión de la bonita canción de Burl Ives