domingo, 22 de enero de 2017

LA CONQUISTA DEL OESTE (1962)


Sirva esta crítica como homenaje póstumo a Debbie Reynolds recientemente fallecida, actriz que siempre la recordaremos por ser la conquista de Gene Kelly en “Cantando bajo la lluvia, pero para los que amamos el western nunca la olvidaremos enamorando al bueno de Gregory Peck cantando el precioso tema de “A home in the Meadow”

 Gregory Peck junto a la guapísima Debbie Reynolds

 La conquista del oeste puede que no se encuentre entre los títulos cumbre del género, pero lo que no cabe la menor duda es que es el título más representativo, espectacular e icónico de toda la historia de él. 

 La conquista del oeste es la película más icónica de toda la historia del género

La Metro decidió embarcarse en un proyecto faraónico, con una película que incluyera todo aquello que nos gusta del género: las grandes praderas, los indios, el ferrocarril, los cowboys, el sheriff, los primeros colonos, los salones, etc., y el mejor reparto de toda la historia del cine: Carroll Baker, James Stewart, Debbie Reynolds, Gregory Peck, George Peppard, John Wayne, Henry Fonda, Richard Widmark, Eli Wallach, Lee J. Cobb, Karl Malden, Robert Preston, Walter Brennan, Agnes Moorehead y Spencer Tracy, con posiblemente los mejores cowboys del western: John Wayne, James Stewart, Henry Fonda, Gregory Peck y Richard Widmarck, y los puso a las ordenes de cuatro representativos directores de la época: Henry Hathaway, John Ford, George Marshall y Richard Thorpe, este último sin acreditar. 

 El mejor reparto de toda la historia del cine

Pero por lo que es tan importante este western es por ser la primera película que se uso el formato CINERAMA, recientemente he adquirido el Blue-Ray de la película, con una copia en ese formato, donde se veía lo impresionante que debería verse en una pantalla grande curva sus espectaculares imágenes, en su día fue un invento revolucionario para frenar el auge de la televisión, una técnica muy compleja que consistía en rodar con tres cámaras, y luego proyectarla de manera sincronizada sobre una pantalla curva, aunque era una técnica muy costosa y compleja para los resultados en taquilla, que al final se hicieron muy pocas películas con este formato. 

 Fue la primera película rodada en el formato CINEMASCOPE
La película cuenta con cuatro partes bien diferenciadas, narra cuatro etapas distintas de la historia de los EE.UU, incluido un precioso capítulo rodado por el gran John Ford ambientado en la guerra de Secesión. La película nos cuenta la odisea de tres generaciones de una misma familia en su conquista del oeste (a lo largo de cincuenta años), todo ello narrado por la preciosa voz en off de Spencer Tracy en su versión original, por eso mi recomendación de ver las películas siempre en versión original y no dobladas.
 La historia de la familia Prescott en su conquista del oeste

Una película que ahora se puede disfrutar en una excelente copia en Blue-Ray, donde se puede apreciar la espectacularidad de sus imágenes, bajando los rápidos en una barcaza, en una estampida de búfalos, un espectacular tiroteo en un tren sin control y una persecución de indios a unos colonos que van en carretas. 

 Un western espectacular como pocos

Hay partes que son parte de la mejor historia del western y otras no son tan acertadas pero en su conjunto no están nada mal, a resaltar la primera historia de la película con un cazador y hombre salvaje de las montañas (“los hombres de la frontera”), que ayuda a una familia de primeros colonos en su viaje a la conquista del oeste, o la maravillosa historia de George Peppard ayudando a la construcción del primer ferrocarril que atravesó los EE.UU de este a oeste trabajando para la Union Pacific. 

 Preciosos títulos de crédito
              
Quizás el problema que tiene es que quiere recorrer toda la historia del oeste en una sola película, y a pesar de sus tres horas largas de duración, hay demasiadas historias, por lo que no se llega a profundizar en ninguna de ellas, y demasiados personajes, por lo que algún personaje solamente se queda en un esbozo de lo que podía haber sido y no fue. Por ejemplo el interesante personaje creado por John Wayne y dirigido por John Ford, como desencantado general del ejército en la Guerra de Secesión, que daba para mucho más, y nos sabe a poco su breve papel en la película. 

 Nos quedamos con ganas de ver más a John Wayne 

 John Ford con Henry Hathaway durante el rodaje e la película

Por otro lado es un western que nos deja muchas escenas para el recuerdo, con multitud de escenas icónicas difíciles de olvidar, recuerdo cuando vi esta película por primera vez, es por este tipo de películas por lo que amo tanto este género, la primera vez que la vi tendría 12 años y fui con mi primo a verla a un pase especial que ponían en un viejo proyector en el salón de actos de un pequeño colegio de Sama de la Felguera (a 30 km de Oviedo), y días después de verla no me la podía quitar de la cabeza, recuerdo que me gustaba tanto que mi padre me la grabó en una cinta de VHS de la sesión de sábado tarde de la TVE, y era una cinta que tenía rayada de tantas veces que la vi.

 Un western dificil de olvidar sobre todo para un niño

Tengo tantas imágenes para el recuerdo, esa familia bajando en una inestable barcaza en unos peligrosos rápidos o esa estampida de búfalos, que la sientes tan real como si estuvieses allí, y cuando termina y George Peppard ve el desastre de daños materiales y humanos causados por la estampida decide abandonar el ferrocarril, mientras vemos la poderosa imagen de Richard Widmarck subido delante de la locomotora, diciendo que morirá y vivirá con el ferrocarril o por último el salvaje ataque indio a la caravana de colonos dirigida por Gregory Peck, donde todos luchan por sobrevivir mientras caen las carretas y los indios de los caballos. Todo ello ayudado con una hermosa fotografía en un lujoso Technicolor, todavía hoy impresiona la paleta de colores de esta película, y la calidad de imagen de la misma. Si se volviese rodar con los efectos digitales que tenemos hoy en día sería imposible que se pudiera superar, ni siquiera igualar. 

 Muchas imágenes para el recuerdo

Y qué decir de la música de Alfred Newman, una banda sonora inolvidable, la cual se reconoce aunque no hayas visto la película, terminada de verla no te la quitas de la cabeza en unos cuantos días. 

 Inmortal banda sonora de Alfred Newman

Otra de las cosas por las que esta película es tan importante es por los maravillosos planos panorámicos espectaculares con los que se abre o se cierra la película. Una película cuidada hasta el más mínimo detalle, los más de cinco mil trajes utilizados se cosieron a mano y las caravanas son asimismo auténticas. Se reunieron un centenar de ellas que provenían de museos y colecciones.

 La magia del cine en cada plano de está película


Hay un plano secuencia al principio de la película, cuando la familia Prescott llega por primera vez al oeste, que se la recibe con un cartel que les da la bienvenida, y vemos la cámara avanzar por un pueblo genuino del farwest, acabando la secuencia en un hermoso río por donde navega un impresionante barco de vapor, uno de los mejores planos secuencia que he visto en mi vida, una escena planificada hasta el último pequeño detalle. 

 La entrada en el oeste (uno de los mejores planos que he visto en el cine del oeste)

Y quizás lo que más me guste de la película es la bonita historia de amor entre Debbie Reynolds y Gregory Peck. Lilith Prescott (Debbie Reynolds) es la menor del clan familiar, es una mujer inquieta, valiente, aventurera, luchadora y chica de Saloon, que va de espectáculo en espectáculo, que se enamora del rufián y jugador de póker Gregory Peck, y a pesar de ser mundos muy diferentes sus vidas se unen para siempre en un viaje a California para heredar una mina de oro, él en un principio solamente le interesa el dinero, pero no contaba con enamorarse, un viaje lleno de peligros donde surcaran ríos, cruzaran montañas, se adentraran en las llanuras y vivirán infinidad de peligros y harán frente al ataque de los indios. 

 Debbie Reynolds nunca estuvo tan maravillosa

El final de la historia de amor es muy bonito, cada uno sigue con su vida, pero una vez cruzando el Misisipi en un barco de vapor, Gregory Peck abandona una partida de póker, para seguir la voz de su amada que está cantando la maravillosa “A Home in the Meadow”, posteriormente explica a sus sobrinos en el futuro que se hicieron ricos y se arruinaron muchas veces durante su vida, pero que fueron muy felices durante su viaje juntos. Una pareja que funciona porque ella le entiende y no quiere que cambie le acepta tal y como es.

 A home in the meadow (preciosa canción)

En definitiva una película llena de fuerza y energía, que es leyenda del género y que ahora podemos disfrutar en una versión deslumbrante nunca antes vista, para comprender la que significo esta película en su día, por la espectacularidad de sus imágenes. Un clásico del género que nadie que ame se debería perder. 




martes, 29 de noviembre de 2016

EL RIFLE DEL FORASTERO (1957)

“Vivir para las armas, o ¿morir por las armas? Depende del tipo de disparo que seas”


Siguiendo con westerns semidesconocidos para el gran público, pero que a mí me parecen interesantes, hoy recomiendo otro western de serie B con los extraordinarios Stewart Granger y Rhonda Fleming, que hubiese sido mucho más en manos de otro director que en lugar de desconocido Roy Rowland, que he visto muy poco de él, pero que resalto de su filmografía dos western menores pero muy entretenidos como son: “El último baluarte” (1952) y sobre todo “La novia salvaje” (1955) con una hermosa Eleanor Parker. 

"Gun Glory" (fue el título en inglés) 

Un western donde un antiguo pistolero y jugador llamado Tom Early (Stewart Granger) que intenta dejar atrás su pasado, vuelve a su hogar en el que dejó tiempo atrás a su hijo y esposa, la cual ha fallecido recientemente, pero cuando al pueblo llega el cacique ganadero Grimsell, no tendrá más remedio que volver a usar las armas.

Preciosos los títulos de crédito
 
 Un argumento muy manido en el cine del oeste, la del pistolero que quiere abandonar una vida de asesinatos y soledad, pero el pasado siempre vuelve para cobrarse su deuda. El guión es adaptado de una novela del famoso Philip Yordan, que sus guiones ya nos dejaron otras obras de cine grandiosas como: “EL Cid”, “Odio entre hermanos”, “Johnny Guitar”, “Rey de reyes”, “La caída del imperio romano”, etc. El guion corre a cargo del “no acreditado” Ben Maddow, incluido durante mucho tiempo en la lista negra de Hollywood. 

Programa de mano de un programe doble de un cine de barrio

El argumento sin ser gran cosa, no deja de ser un western muy entretenido por el carisma y las buenas interpretaciones de sus dos protagonistas principales: Stewart Granger y Rhonda Fleming, que nos regalan momentos de buen cine clásico y suben el nivel de la película. 

Rhonda Fleming y Stewart Granger forman una bonita pareja 

Rodada en un lujoso cinemascope y con una bonita fotografía en Technicolor, y lo bien que le sentaba el Technicolor a la hermosa Rhonda Fleming, que como bien sabéis los que seguís esta página, que una actriz que nos gusta mucho de ver por el salvaje oeste. 


La preciosa pelirroja Rhonda Fleming le sentaba muy bien el Technicolor 

Un western que engrandece la figura de Stewart Granger como valiente pistolero, un actor de presencia que encarnaba como nadie el papel de aventurero, espadachín y pistolero, papeles que le iban como anillo al dedo al carisma de este actor. Hoy en día “Las minas del rey Salomón”, “Scaramouche” y este western no serian lo mismo sin el protagonismo de este gran actor. Por cierto, yo siempre recomiendo ver el cine clásico en VO, pero reconozco lo bien que le sentaba a Stewart Granger la voz de Rafael Luis Calvo, doblador habitual de Gary Cooper, Gregory Peck, Clark Gable y Stewart Granger. 


Nadie interpretaba el papel de aventurero, espadachín y pistolero como Stewart Granger

Otra de las cosas que seguramente hubiese hecho mejor el western, es que un buen western siempre debe tener un buen villano, y en este caso James Gregory creo que no está a la altura de Stewart Granger.

Era muy dificil estar a la altura de Stewart Granger 

Pero a pesar de todo es un western con grandes momentos, me gusta mucho la química existente entre Stewart Granger y Rhonda Fleming y su hermosa historia de amor, desde que se conocen en la tienda y salta el flechazo, aquí sí que se puede decir que el amor es a primera vista.

Amor a primera vista

 Y como ella se va a vivir con ellos, con la dramática escena donde ella es humillada por su padre adoptivo, que desde que murió su mujer se encuentra enamorado de ella, por eso el desprecio y odio que siente hacia el forastero que le hace ojitos a su querida hija adoptiva. 

Preciosa la química entre ellos

Y como ella no solamente ejerce el papel de amada de Stewart Granger, sino también el de madre, y trata de aconsejar tanto a su amado como a su hijo, para la convivencia entre ellos dos sea la mejor posible, ya que el hijo le reprocha a su padre que les abandonase años atrás, y no estuviera para educarlo y cuidar de la granja.

Rhonda Fleming tendrá que ejercer el papel de madre
 

Preciosa la conversación que tienen los dos en el porche de la casa, donde le cuenta porque abandono su hogar y porque había regresado, y el precioso beso final con el que cierra la película.


Rhonda Fleming y Stewart Granger una bonita historia de amor 

No hay muchas escenas de acción durante la película, pero las que hay están muy bien resueltas, el tiroteo a la entrada del pueblo donde Tom Early se enfrenta el solo contra tres hombres armados, que por cierto no recuerdo en ningún pistolero que dispare tan rápido como él, lo rápido que desenfunda cuando se trata de evitar que le maten. Y luego como se las ingenia para detener el solo a un rebaño de ganado y 20 hombres armados en el desfiladero de un cañón, que si no ha salido en otros westerns se parece mucho. 

Pocas escenas de acción pero muy bien resueltas

Una curiosidad de la película es que Tom Early siempre llega tarde, cuando le van a buscar los hombres del pueblo no está, y después de parar al enemigo en el cañón todavía llegan antes que él a su casa, por eso está muy bien filmado el duelo final. Una escena con mucha tensión y emoción. 

Era habitual editar también nuestros westerns favoritos en edición de cómic  

Como curiosidad entre los secundarios de la película podemos ver a un habitual del género Chill Wills, aquí interpretando el papel de simpático reverendo. 

Chill Wills un habitual secundario del western 

Y dejo para el final lo que más me gusta de este western, que es la canción de los títulos de crédito, nada más y nada menos que del gran cantante de country Burl Ives, y que también fue un gran actor y apareció en los fantásticos westerns “El día de los forajidos” y “Horizontes de grandeza”, y para que le recordéis era el cuñado de Paul Newman en la inmortal “La gata sobre el tejado del zinc”. Pues debe ser una de las canciones más bonitas oída nunca en una película del oeste. 

"The Ninety and Nine" cantada por Burl Ives

Así pues un western muy entretenido con un gran reparto, que gustará a todos los amantes del género.

"Gun Glory"

Otra versión de la bonita canción de Burl Ives 

martes, 8 de noviembre de 2016

PONY EXPRESS (1953)



El mundo de los westerns es muy amplio, y hay muchas películas grandiosas y otras que no lo son tanto como esta, pero para los amantes del género nos gustan tanto unas como otras. Me he decidido a hablar de esta película porque prácticamente todas las críticas sobre ella son negativas, y sin embargo es una película la cual le tengo mucho cariño desde niño, y vuelta a ver hace unos días la disfrute enormemente, así que a pesar de las críticas hoy voy a recomendar “El triunfo de Buffalo Bill”, que es el horrible título que se le dió en España. 


“Pony Express” tiene un enorme reparto formado por Charlton Heston (uno de mis actores favoritos), una preciosa Rhonda Fleming (una de las reinas del Technicolor) y los habituales secundarios del western de serie B; Jan Sterling y Forrest Tucker.

Un western con un reparto espectacular

Como curiosidad el guión de este western es de Charles Marquis Warren que entre otras cosas os sonara por dirigir algún western para lucimiento de Elvis Presley, y dirige este western el poco conocido Jerry Hopper habitual director de diferentes capítulos de western para la Tv, dirigiendo capítulos para las series: “El hombre del rifle” , “Wichita Town”, “Overland Trail” , “Klondike”, “Caravana”, “El pistolero de San Francisco”… 

Jerry Hopper con la actriz de Gloria Grahame 

El problema del que carece la película, es que la historia real de la fundación y creación del “Pony Express” es mucho más épica y grandiosa para que solamente la contase este humilde western, quizás merecía un director más espectacular como Cecil B. De Mille y un presupuesto más elevado, como ejemplo las películas: “Bufalo Bill” (1936) y “Union Pacific” (1939). 

La grandeza de los jinetes del Pony Express

La historia del Pony Express es tan fabulosa e importante para la historia de los EE.UU como puede ser la del ferrocarril Union Pacific. Pony Express fue un servicio de correo postal rápido, el cual se llevaban a caballo, que unía las ciudades de St. Joseph (Missouri) y llegaba hasta Sacramento (California), reduciendo el tiempo de entrega postal hasta en diez días, en un tiempo muy convulso pues estamos un año antes del inicio del la Guerra Civil Americana, donde se quería disponer de una comunicación rápida y segura en el Oeste. 

Anuncio de trabajo del Pony Express 

SE BUSCAN: Jóvenes delgados y resistentes, de menos de 18 años. Deben ser expertos jinetes y estar dispuestos a arriesgar la vida a diario. Preferiblemente huérfanos. 

Muy curioso el cartel de anuncio de trabajo para poder trabajar para la empresa Pony Express. 

Estatua dedicada a los jinetes del Pony Express en St. Joseph, Missouri.

Según dice la leyenda de Buffalo Bill Cody cuando tenía 14 años comenzó a trabajar para el Pony Express, construyendo varias estaciones y corrales y posteriormente como jinete, época en la que trabo amistad con otra futura leyenda del oeste, Wild Bill Hickock, trabajo que mantuvo hasta que lo llamaron de su hogar debido a que su madre estaba enferma. Por lo tanto la historia que nos cuenta este western bien podría ser verdad, salvo por el hecho que el papel de Bufallo Bill esta interpretado por un maduro Charlton Heston, muy alejado de los 14 años que dice la historia que tenía cuando trabajo para el Pony Express. Otra de las pegas que se le puede poner a este western es que el papel de Wild Bill Hickock, interpretado por Forrest Tucker, queda muy diluido y reducido por culpa del carisma y la presencia de un Charlton Heston en estado de gracia y en la cima de su carrera.

Wild Bill Hickock y Buffalo Bill son los dos protagonistas de este western 

El argumento es muy simple en 1860, los legendarios Buffalo Bill Cody y Wild Bill Hickok lucharan contra los soldados de la Unión y contra los indios para establecer la famosa ruta del correo Pony Express.

Un western de los de antes

Un diálogo entre Wild Bill Hickock y Buffalo Bill donde explican en que consiste el Pony Express:

- “Necesitamos dos hombres en cada estación: un jefe de estación y un vigilante.
- Necesitamos los mejores ponys indios.
- 190 estaciones.
- Tres en cada estación: 570 ponys.
- 80 jinetes. Ya están elegidos.
- Separadas por 10 ó 15 millas. Y agua en cada estación.
- Cubrirán una media de 45 millas diarias, cambiando tres veces de caballo. 12 segundos por cambio y el Pony Express cubrirá 250 millas diarias.
- ¿Cuál es el tiempo récord de la diligencia desde aquí hasta Sacramento?
- 21 días.
- ¿Cuánto nos llevará así?
- 10 días, menos de la mitad.”


La ruta del Pony Express estará llena de peligros 


El comienzo de la película es espectacular, se ve una cacería de búfalos y divisando desde lo alto de la llanura la imponente presencia de Charlton Heston, en un paisaje muy hermoso acompañado de un lujoso Technicolor.

Charlton Heston es el protagonista absoluto de este western 

“Pony Express” es un western con muchas escenas de acción, las escenas de acción abundan más que los diálogos, por eso vemos desde los primeros minutos de la película, una pelea desigual de una Buffalo Bill protegido detrás de su caballo, mientras le atacan una docena de indios. 

Un western con mucha acción

El triangulo amoroso de la película es lo mejor de ella, un triángulo formado por Rhonda Fleming en principio la villana de la historia, Jan Sterling la jovencita del trío, y un Charlton Heston que las vuelve locas a las dos. Me gusta mucho la relación entre Rhonda y Charlton, como ese cruce de miradas inicial cuando se conocen en la diligencia. Quizás las intenciones de Rhonda cambian a lo largo de la película por el amor que siente por Heston, y antepone ese amor a su propia familia, y como ella le desafía a que le de un beso para seducirlo, pero lo que no esperaba es que también le gustase. 

Jan Sterling y Rhonda Fleming peleándose por Charlton Heston 

No sé si Charlton Heston es el mejor Buffalo Bill de la historia del cine, recordar que también lo interpreto James Ellison (donde Gary Cooper interpretaba el papel de Wild Bill Hickock), pero lo que sí es cierto que me gusta mucho este Buffalo Bill, irónico, socarrón, divertido, machista, chulo, pero sobre todo noble y de buen corazón. Una de las cosas que no me gusta de este personaje es el desprecio con el que trata a la jovencita Jan Sterling, sin entender que ella está completamente enamorada de él, y como él la desprecia por su juventud, y no le devuelve ni una gota de cariño y afecto que por supuesto se merece, a pesar que ella se desvive por él en todo momento.


Preciosa Jan Sterling como compañera de fatigas de Buffalo Bill

Mención aparte merece Rhonda Fleming que probablemente tuviera las piernas más hermosas de todo el Hollywood clásico, una de las grandes reinas del Technicolor, que siempre aprovechaba la oportunidad para lucir palmito, por cierto hace unas semanas la recordaba en el clásico “Mientras Nueva York duerme”, y nos dejaba una escena de infarto cambiándose detrás de un biombo, dejando solamente ver su sombra.

Rhonda Fleming la reina del Technicolor 

Aquí Rhonda Fleming una habitual de serie B del cine del oeste, nos deja una extraña e increíble escena lésbica para los años 50 en los cuales está rodada, una inusual escena erótica para este género. La escena se desarrolla en unos baños, mientras sus dos protagonistas femeninas se están tomando un baño, y la señorita Fleming le tira los trastos a la buena de Jan Sterling, mientras hablan de cabellos.



Una escena muy erótica en el salvaje oeste

Una de las razones por las que me gusta tanto este western es por las numerosas y espectaculares escenas de acción que tiene, la emboscada de los soldados de la Unión en la estación de Posta, los indios rodeando la casa donde se refugian nuestros héroes, el duelo en los establos a la luz de la luna entre los caballos y los numerosos duelos que tiene la película. Este western además cuenta con todos los tópicos que tanto nos gustan del cine del oeste, donde los malos son muy malos y los buenos son muy buenos. 

Un western con mucha acción 

Otro de los aspectos positivos de esta película es la preciosa fotografía de Ray Rennahan en preciosos paisajes exteriores típicos del oeste americano, como muestra la preciosa fotografía de la ciudad de Sacramento, donde se ve un precioso decorado del pueblo y en segundo plano la bella estampa de un precioso velero en el fondo de la calle. 

Un western con una preciosa fotografía 

Y me dejo para el final lo mejor de este entretenido western como son los impresionantes y hermosos últimos 20 minutos de la película, con el emocionante y espectacular recorrido de los riders (que a si llamaban a los jinetes del Pony Express) entre St. Joseph y Sacramento en 10 días, haciendo frente a los indios y a los ladrones que quieren que fracase esta empresa. Espectacular el sistema de relevos donde se van cambiando de caballos y de jinetes, en algunos casos subiéndose al caballo en marcha, con unas preciosas imágenes que te quedan en el recuerdo. Que como se dice al final de la película sobre los valientes riders: “Sus logros pueden ser igualados pero nunca superados”. 

Un espectacular final 

Y como no el desolador y triste final de la película, con una muerte inesperada y ese plano tan hermoso de Charlton Heston con el cadáver en sus brazos y recogiendo el correo. 

Un triste y desolador final 

Como curiosidad para promocionar la película se pensó que el actor podía hacer la ruta desde Saint Joseph a Sacramento, a caballo, la misma que hacía el Pony Express, pero finalmente no lo hicieron, aunque hubiese molado la idea. 

En fin un western que creo que siempre ha estado infravalorado, pero creo que para los amantes del cine del oeste, pasaran un rato muy entretenido con un Charlton Heston a principios de su carrera, pero demostrando que era un gran actor de carisma y presencia, y aquí muy bien acompañado de la hermosa Rhonda Fleming. 


Imágenes divertidas del rodaje 


Trailer de Pony Express