miércoles, 2 de enero de 2013

NOVELAS DEL OESTE



Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que del bolsillo del pantalón de los hombres asomaba una novelita, no un móvil, o reproductor de música o una consola portátil. Hubo una serie de creadores españoles, que con su imaginación fueron capaces de escribir una novela a la semana, creando un legado poco conocido para el público literario, pero venerado por millones de seguidores en todo el mundo. 

¿Y a qué se debía semejante éxito? Pues a seguir la máxima siguiente: escribir para que la gente se divierta. Las novelitas eran muy amenas, prescindían de las largas descripciones y con unos brillantes diálogos, una acción disparada y llenas de los tópicos del cine del oeste: tipos duros, desafíos, disparos, atracadores de bancos, cazadores de recompensas, pistoleros, vaqueros, el saloon con el piano y las prostitutas, los sheriffs, los indios, los caballos salvajes, las caravanas de ganado, etc. Todo esto cabían en pequeñas novelas de 15 cm, tamaño perfecto para llevarlas en el bolsillo del pantalón. Los primeros escritores se inspiraron en el teatro clásico español del Siglo de Oro, sustituyendo los personajes del XVII por los arquetipos representativos del salvaje Oeste americano. 

La novela del oeste, que leían nuestros abuelos (nosotros preferíamos ver las películas), constaba de unas 100 páginas de impresión barata y muy característica, muy semejantes a las novelas de género pulp norteamericano; se escribía y publicaba una por semana y se vendían a cinco pesetas cada una. Normalmente se podían devolver al quiosquero, y adquirir otra a menor precio.

Cabe destacar que los mejores escritores de novela del Oeste eran españoles, sobre todo destacaban dos escritores: Marcial Lafuente Estefanía y Francisco González Ledesma (con su pseudónimo Silver Kane). 

Ledesma y Estefanía en la editorial Bruguera 

MARCIAL LAFUENTE ESTEFANÍA


Nació en Toledo, 1903, hijo del periodista y del escritor Federico Lafuente, quien le enseñó a amar el teatro clásico del Siglo de Oro. Se hizo ingeniero industrial y ejerció en España, América y África y entre 1928 y 1931 recorrió gran parte de los Estados Unidos, lo que le sirvió luego para ambientar sus historias. Escribió su primera novela del oeste en 1943, con el título de “La mascota de la pradera”

Sus primeras novelas las firmó bajo los pseudónimos de "Tony Spring" o "Arizona", pero luego publicó ya siempre con su nombre verdadero o las siglas M. L. Estefanía. Tuvo mucho éxito y seguía el siguiente lema: “Escribe para que la gente se divierta, es la única forma de ganar dinero con esto".

Sabedor de que sus novelas se leían en los Estados Unidos, cuidaba mucho la verosimilitud histórica, y geográfica del Oeste norteamericano, para lo cual recurría a tres libros en particular: una obra muy completa de historia de Estados Unidos, un atlas muy antiguo de este país, donde aparecían los pueblos de la época de la conquista del Oeste, y una guía telefónica estadounidense en la que encontraba los nombres de sus personajes.

Durante la guerra Civil Española fue oficial de Artillería del Ejército Republicano en el frente de Toledo y tras ella decidió no exiliarse, por lo que estuvo una larga temporada en prisión. 

“Empecé a escribir prácticamente en un rollo de papel higiénico. No tenía cuartillas, no tenía pluma; entonces decidí utilizar el lápiz y el papel de retrete. Estaba en una sala quinta de uno de los hoteles en los que me recluyó el Gobierno.”

Al salir de prisión sin horizonte y sin posibilidades de volver a ejercer su oficio, pero tuvo la intuición del Oeste y de las novelas de cinco pesetas y Eugenio Barrientos, fundador de la Editorial Cíes (una pequeña editorial de Vigo), le reclutó para su cuadra de escritores a destajo, que eran generalmente profesionales liberales de la República que con la guerra perdieron también la silla y el apellido. Donde publicó obras policíacas o románticas.

Estefanía vivió en Madrid, pero fue un enamorado de Ávila, donde residió mucho tiempo, después firmó un largo contrato con la Editorial Bruguera que le llevaría a producir alrededor de 3.000 novelitas del oeste de no más de cien páginas cada una.

La Editorial Bruguera desaparecida en los años 80 tras un notorio escándalo financiero, construyó un imperio, cimentado en dos éxitos indudables: las novelas del oeste y los tebeos, con Francisco Ibáñez (creador de Mortadelo y Filemón) y Estefanía como principales valedores.

“La relación era totalmente informal. Entonces no había derechos de autor, se cobraba por novela entregada y no había forma de saber lo que ganaban con nuestro trabajo. Ni siquiera nos informaban de las traducciones, sólo sé que sacaron algunas en Brasil. A cambio, había también una relación familiar. Cuando necesitabas dinero para la entrada de un piso o para un coche se lo pedías y luego te lo iban descontando en las sucesivas novelas que publicaban.”

Primero en Cíes y después en Bruguera, Estefanía escribió alrededor de tres mil novelas, llegó a escribir seis folios por hora, o una página cada diez minutos. Estas pequeñas novelas tuvieron un gran éxito en España e Hispanoamérica y se hicieron muy populares como literatura de pasatiempo, incluso la universidad de Texas las grabó para que los ciegos de origen hispano pudieran escucharlas. 

Al final de sus días público su última novela, la cual sería titulada “El maleficio de Toledo”. Murió de pulmonía en Madrid y está enterrado en el cementerio de la Almudena.

Tan prolífica fue su pluma que, hoy en día se vuelve a recuperar su extensa obra en las librerías de España (Editorial de Almuzara), quien ha reeditado sus mejores novelas en una edición especial, para que continúe en circulación a lo largo de España, América Latina y los Estados Unidos proporcionando así entretenimiento para varias generaciones de lectores.

Detrás de la firma M. L. Estefanía hay una historia familiar de creadores dedicados a las novelas de vaqueros. No fue sólo uno, Marcial Lafuente, el fundador, quien las escribió, sino también sus hijos. Hoy, uno de ellos, Federico, y su nieto siguen creando y publicando “westerns” bajo este seudónimo, con el que se han vendido más de 50 millones de ejemplares. Federico Lafuente, el hijo de Marcial, mantiene algo más que vivo el legado de su padre. Al fin y al cabo, desde 1958, las novelas firmadas por Estefanía eran escritas indistintamente por Marcial o por alguno de sus dos hijos, Federico y Francisco. De esta forma, tras 64 años de historia, bajo el seudónimo Estefanía logró picos de tiradas de 100.000 ejemplares en las primeras ediciones de su época de gloria. Cualquiera de ellos, era capaz de parir hasta tres novelas en un mes. De hecho, uno de los hijos escribió una novela en 24 horas seguidas, sin parar, sin dormir.

Bonitos dibujos de las portadas de las novelas de Estefanía 


FRANCISCO GONZÁLEZ LEDESMA (SILVER KANE)


Nació en Barcelona en 1927, periodista, guionista de cómics y novelista especializado en el género policíaco y del oeste. 

Su madre era una humilde modista de Poble Sec, barrio popular de Barcelona, y marchó a Zaragoza, a casa de una tía, para estudiar en un colegio religioso, del cual dejó constancia en su libro “Tiempo de venganza”.

Estudiaba Derecho, gracias a la ayuda de sus tíos. Otro de sus tíos, Rafael González, un periodista represaliado tras la Guerra Civil que había encontrado refugio en Bruguera, el cual logró que entrara en la editorial en 1947. Ya antes había escrito historias de aventuras para él y con él. También fue guionista de historietas como “El inspector Dan” o "Doctor Niebla". Pero Ledesma, que quiso ser escritor desde muy pequeño, ya a los 19 años había escrito su primera  novela, “Sombras viejas” (1946), la cual la censura prohibió su publicación. Estaba tan desesperado que se fue a Madrid para hablar con el censor. 

"Me dijo que era roja y pornográfica. Lo de roja pude entenderlo, porque los personajes eran republicanos. Pero lo de pornográfica, no. Se refería a una escena de lo más tonta: una joven se pasó la guerra esperando que regresara su novio. Soñaba que llamaban a la puerta; ella abría, retrocedía unos pasos y caía en un diván. Bueno, pues un día, llaman al timbre de verdad, abre, es un amigo de su novio, se sienta en el diván y él le pone la mano en la rodilla. Protesté, pero el censor me dijo que se notaba que el chico tenía intención de subir la mano por la pierna".

Lo que le sumió en el silencio como novelista y le llevó a dedicarse primero a la abogacía y, después, al periodismo, en el Correo Catalán y, durante 25 años en el periódico La Vanguardia, donde llegó a ser redactor jefe. 

Después de su primera novela se desanimó, pensó que nunca publicaría nada y entonces Francisco Bruguera y su tío Rafael le propusieron que escribiera novelas del Oeste. 

"Bruguera me dijo que me buscara un seudónimo porque con un apellido como González nadie se iba a creer una novela del Oeste".

El seudónimo Silver Kane nació a finales de 1952. González Ledesma estaba pasando una mala época.

"Recuerdo perfectamente la noche en que escribí por primera vez este nombre: Silver Kane. Debió de ser en 1952, aunque no me atrevo a precisarlo con exactitud, pero recuerdo perfectamente –insisto- el ambiente de madrugada en Tapioles, 22, en el comedor de casa, con una luz que apenas me permitía ver (…) Estaba escribiendo una novela policíaca con la intención de publicarla en Bruguera y ganar algún dinero, y para el nombre del protagonista elegí Silver Kane, porque era fácil de recordar y sonaba bien (…)Silver Kane nació, pues, de noche, en un momento de cansancio y en un momento más bien sórdido: la verdad es que pensaba estar creando un seudónimo que, como mucho, duraría un par de años".

Por la primera novela le pagaron 1.500 pesetas en dos plazos. Escribía de tres a cinco al mes y las tiradas oscilaban entre 14.000 y 24.000 ejemplares semanales.

 "Bruguera tenía olfato para el éxito y te apretaba. Incluso cuando dejé la editorial, en 1966, seguí con contratos para hacer Silver Kanes. Con este nombre firmé también novelas de misterio".

La Editorial Bruguera era como una pequeña familia, y todavía hoy los recuerda con cariño.

 "Allí había escritores, periodistas, catedráticos, casi todos represaliados. Gente de cultura, que escribía muy bien. Se pensaba que éramos unos desgraciados, que nos ganábamos la vida en el quiosco. Autores mal pagados que escribían novelas baratas para gente sin poder adquisitivo".

Dice en sus memorias, “Historia de mis calles”:

"Me daba vergüenza escribir relatos sin la menor pretensión o quizá sí: la de distraer a la gente, que no es pretensión pequeña, me he ido dando cuenta de que mis novelas del Oeste sirvieron de inicio a la lectura para gente que no leía nada. También decía veladamente que aquí no había libertad". 

"Lo más importante es que con esas novelas aprendí mucho técnicamente. Tenían que ser interesantes desde la primera línea y dosificar la intensidad para que se leyeran de un tirón. Era un desafío diario y tenías que tener una imaginación brutal para no repetirte y crear argumentos convincentes y atractivos. Bruguera era muy exigente y rechazaba cualquier historia que no se ajustara a esas condiciones. Silver Kane fue mi maestro".

En total, habría compuesto unos trescientos títulos bajo el seudónimo de Silver Kane. De esta época escribió "Los napoleones", "Las calles de nuestros padres" y "Expediente Barcelona". En 1984 recibió el Premio Planeta por "Crónica sentimental en rojo" lo que le supuso notable popularidad y muchos ánimos para seguir escribiendo.

Francisco González Ledesma, estaba escribiendo su nueva novela del policía Méndez cuando tuvo un ataque de melancolía. "Me estoy haciendo viejo". Ahí surgió la idea. "¿Y si vuelvo a escribir una novela del Oeste? ¿Y si recupero a Silver Kane?". Su editor estuvo de acuerdo, pero él puso una condición: no cobrar adelanto. "Si no me gustaba la rompía y no tenía que devolver el dinero. Me lo planteé como un reto. Quería comprobar si era capaz de escribir con la rabia y la frescura de los veintitantos años".

La acabó con el entusiasmo y la pasión que suele poner en todo lo que hace, le gustó y aquí surgió la excelente novela “La dama y el recuerdo”. Con la única salvedad que el seudónimo ideado por él en los años 50 se convierte en personaje en la novela, la cual tiene todos los ingredientes del género: bandidos, cazarrecompensas, pistoleros, vaqueros, caravanas de ganado…

Hay varias diferencias entre esta novela y las cientos que escribió entre los años cincuenta y ochenta. No está firmada por Silver Kane, sino por Francisco González Ledesma. 



Preciosas estampaciones de las novelas de Silver Kane

38 comentarios:

  1. ME ENCANTABAN ESTAS NOVELITAS DEL OESTE. CON UNA TRAMA MUY LLAMATIVA, QUE MANTENÍA AL LECTOR SIEMPRE PEGADO AL ESCRITO.LAMENTABLEMENTE DESAPARECIERON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si una verdadera lastima que estas novelas del oeste hayan desaparecido, pero te puedo recomendar que leas "La dama y el recuerdo" de FRANCISCO GONZÁLEZ LEDESMA, que tiene toda la esencia de aquellas viejas novelas de bolsillo.

      Eliminar
    2. Gracias, Raciel. La descargué y estoy leyendo; muy buena.

      Eliminar
  2. Mi papá leía estas novelitas y yo esperaba que el terminara para yo leerlas. Samana 1959-60-61
    Esto me ayudó a aprender a leer y vine a Santo Domingo en 1964, solo con un tercero de la primaria aprobado.
    Me inscribí en la escuela y ya en 1970 ingresaba en la Universidad Autonoma de Santo Domingo, donde estudie Economía.
    Le debo a esas novelitas, el poder expresarme con facilidad, lo que me abrió los caminos para avanzar en mis estudios y posteriormente en mis trabajos.
    Mil años de bendiciones para Marcial Lafuente y Siver Kane, y todas sus familias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonitas palabras, pues si, gracias a estas novelitas, muchas personas, aprendieron a leer y escribir.Yo también me uno a tus bendiciones para Marcial Lafuente y Silver Kane.

      Eliminar
    2. Es que vos no solo aprendéis a leer sino a "ver" lo que el escritor te dibuja. y no sólo eso sino que uno se transporta a las locaciones e inserta sus propios protagonistas.

      Eliminar
    3. Yo, leyendo los comentarios de los "muchachos" de esta entrada me transporto a mi etapa de niño y veo los Trompos, los papagayos, las canícas, las pelotas de trapo, etc... !Gracias a todos!

      Eliminar
    4. Mi padre era comerciante, y era tan genial que todas las cuentas de su negocio las hacia en las solapas de estas novelas, y yo después leía tanto las novelas como las cuentas.

      Eliminar
  3. muy bueno el artículo, leí varias de estas novelas, se leen rapidísimo y las situaciones y diálogos pueden ser muy divertidas.
    Desaparecieron pero por lo menos sus autores dejaron muchas y eso ya por lo menos es bueno.

    ResponderEliminar
  4. Yo aca en Venezuela fui uno de los mas asiduos lectores de estas interesantes novelas, aun las conservo, las que mas me llamaban la atencion eran las de donald curtis y silver kane, pero leia a todos y aun me recuerdo esos nombres americanos ralph barby, adam surray, joseph berna, keith luger y otros mas; jamas pense que esos nombres eran ficticios y ademas de autores españoles, que divertida epoca

    ResponderEliminar
  5. Jamas pensé que silver kane, joseph berna, keith luger, adam surray, clark carrados, donald curtis y tantos otros eran ficticios y ademas escritores españoles, fue una de mis diversiones en mi adolescencia aca en Venezuela, lastima que desaparecieron porque eran fascinantes en la recreacion de la vida en aquellas epocas , gracias a dios que aun conservo unas pocas bien guardadas.

    ResponderEliminar
  6. Yo aca en Venezuela fui uno de los mas asiduos lectores de estas interesantes novelas, aun las conservo, las que mas me llamaban la atencion eran las de donald curtis y silver kane, pero leia a todos y aun me recuerdo esos nombres americanos ralph barby, adam surray, joseph berna, keith luger y otros mas; jamas pense que esos nombres eran ficticios y ademas de autores españoles, que divertida epoca

    ResponderEliminar
  7. Aquí en España, mucha gente aprendió a escribir y a leer con estas novelas. Muy grandes.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, yo tengo un kiosco de prensa y sigo vendiendo novelas de Marcial Lafuente Estefanía. La distribución es un poco anárquica e impredecible, pero de vez en cuando llefan reediciones. No han desaparecido como decís, no del todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una buena noticia, que se sigan reeditando para nuevas generaciones. Me has alegrado el día saber esto.

      Eliminar
  9. uu mi infancia y parte de mi adolescencia, joder de solo recordar me da algo de nostalgia, me he leído una gran cantidad de estas novelas , me embarcaba en mis pensamientos ,imaginándome cada escenario , a los personajes ,waoo era realmente gratificante leer esas historias ... tiempos aquellos .

    ResponderEliminar
  10. Tengo 54 Años y las he leído desde los 14, tengo varios ejemplares de todos los autores que ustedes han mencionado y hace un par de años baje desde internet algo mas de 50 novelas de Zane Gray que son novelas un poco mas largas que las que ustedes mencionan, entre ellas "La Legión de la Frontera", "Nevada"; "El Pastor Solitario"; "La Voz de la Cañada" entre otras.- Trabajo lejos de mi hogar y después de mi jornada me encierro en mi pieza que arriendo y me dedico a leer en mi computador, esto me desconecta completamente de trabajo y al mismo tiempo me acuerdo de cuando era un adolescente y no teníamos otra entretenció, aún prefiero esta lectura en lugar de la televisión.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu experiencia con los lectores de esta página, creo que estas novelas forman parte de nuestras vidas. Un excelente recuerdo de nuestra infancia y un gran modo de evasión. Gracias. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Dicen que leer esas tonterías es una grandísima sadez. Tengo 68 años, creo que a principios del 58 empecé a leer "Cuentecitos" de Supermán, Red Rider, El fantasma (El duende que camina). No sé si alguien los leyó o se acuerda de ellos. Como tenía muy, pero muy pocos recursos, formamos un grupo como de seis muchachos y nos los intercambiavamos, cada quien compraba los que podía y leíamos un mollejero. Luego me envicié con Santo El enmascarado de plata (Mexicana); era mensual. Cuando aquello no nos llenaba empesamos a leer estas "grandes novelas" de Marcial la Fuente Estefanía y compañía. Luego la cogí por la revista "Selecciones", compré más de 150, luego alguien me regaló un libro llamado La estirpe del dragón de Pearl Buck y me desgració. Desde ahí hasta hoy he comprado todos los Best Sellers que han salido. Ya me estoy yendo de este mundo y aún continuo leyendo !!ahora con mi tabla o mi computador!!. Lo único que me aterra de la muerte es no poder leer tanto libro bueno que hay en internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romer espero que te queden muchísimos libros por leer todavía. Que bonito encontrar a alguien que sea tan apasionado por la lectura. Un placer leerte y que compartas conmigo tan bonitas experiencias. Un abrazo muy fuerte y cuídate mucho.

      Eliminar
  12. un saludo para todos... leo los comentarios y desearía saber si alguien sabe de un link de libros del viejo oeste pero de historias verdaderas....ladrones diligencias reales...arrestos...indios etc...una vez hace 20 años vi una publicidad de 12 tomos en una revista estaba todo en ingles..había hasta de tipos de rifles revolvers etc... habría un buen samaritano que sepa algo parecido a lo que vi esa vez?

    saludos y bendiciones para todos....

    santana76

    carlosw_976@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea, pero si alguna vez lo encuentras, no dudes compartirlo con este blog. Que me gustaría mucho leerlo.

      Eliminar
  13. Me interesaría encontrarme nuevamente con estas novelas ya que se me han extraviado en los cambios de casa, deben quedarme alrededor de 100 novelas de vaqueros algunas en buen estado y otros a mal traer pero leíbles. Si alguien vende que me avise. pherrerag@hotmail.com

    ResponderEliminar
  14. me interesa adquirir esta novelas ya que me quedan como 100, solamente

    ResponderEliminar
  15. hola todos y todas los asiduos a esta pagina ,les mencionare que yo a igual que muchos aprendi desde los 5 años a leer amo la lectura,. este mundo imaginario ,ficciticio y muchas veces real que lllena nuestros momentos de ocio, me confieso una adicta a la lectura ,debo leer diariamente minimo unas 20 a 30 paginas de X lectura ,ademas que trae a mi mente hermosas imagenes de mi madre leyendo o leyendonos a mi hermano gemelo y a mi ,alguna historieta ,cuento o novela emocionante que hacia volar nuestra imaginacion ,hoy ya una adulta pienso que mi mas grande amor es mi pasion por la lectura ,espero que pasemos en nuestros genes,. este mismo deseo hacia la lectura.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta los libros del oeste creci leyendolos y aun hpy en dia los pocos que tengo los leo bisonte silver kane stefania centauro entre otros y me gustaria saber a donde los puedo conseguir si aun hay algunos libros me gustaria leerlos muy interesantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si creo que van a volver a editar de nuevo las mejores novelas del oeste y en formato epub para libros electrónicos.

      Eliminar
  17. Más de una vez me libraron del tedio durante dos horas estas novelas del oeste. Enhorabuena por el post Farwest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan, me alegro de que te haya gustado, yo heredé la pasión por estas viejas novelas del oeste de bolsillo de mi abuelo que las coleccionaba.

      Eliminar
  18. por favor alguien podría decirme donde puedo descargar novelas del oeste? mi padre es lo único que lee y yo no se donde conseguirlas. muchas gracias

    ResponderEliminar
  19. Que grandes novelistas eran Estefania,Silver Kane,Keit Luger,Donald Curtis etc,gracias a elos mucha gente aprendio a leer mejor,gracias por darnos unos momentos de felicidad

    ResponderEliminar
  20. Yo recuerdo que mi afición por la lectura arrancó leyendo estas novelas, mis preferidos eran Silver Kane y Donald Curtis, aunque leí de muchos autores, creo que las que nunca me gustaron fueron las de M.L. Estefanía. En la actualidad buscando por internet me he encontrado con muchas novelas de estas y las estoy leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sean malos si tienen revistas pasenlas o digan de donde descargar

      Eliminar
    2. Me "envicié" a estas novelas, al lado de mi hermano mayor, quien se creía el mejor pistolero jajaja, a él le encantaban. Cuando salíamos de acaballo a la finca, actuábamos como los personajes y nos encontrábamos con diligencias o grupos de Cheyenes, Sioux o Apaches imaginarios.
      En mi pueblo, aunque muy distante llegaban. Hacíamos intercambio con los otros aficionados. Pero lo más curioso fue la llegada de un español, profesor de álgebra, con una caja llena y en cada viaje a la capital las renovaba, y así fue quien más nos suministró ejemplares. Casi a diario me leía una en las noches luego de hacer las tareas del colegio. Tuve un listado de las que leí. Me acuerdo de "PRIMERO PLOMO, DESPUÉS CÁÑAMO"

      Eliminar
  21. En el foro exvagos hay muchos bolsilibros para descargar. Y se puede colaborar para completar las colecciones

    ResponderEliminar
  22. tengo como 100 novelas del oeste q no estan completas le falta hojas,tapas o portadas, de esas varias las he encontrado y las arregle. lo malo que no hay donde comprar aca en la cuarta region de chile

    ResponderEliminar
  23. Tengo mas de mil novelas variadas, Tengo la collection Coquista del espacio casi completa hasta que la editorial bruguera cerro. Me encantan pero quisiera venderlas son demasiadas
    Manuel

    ResponderEliminar

¡No te olvides de mostrar tu nombre y dirección de correo electrónico! Si no estás registrado, selecciona el perfil 'nombre/url' y en 'nombre' indica estos datos.