miércoles, 19 de septiembre de 2012

WILL PENNY (1968)


“El más valiente entre mil”, que fue el horrible título que se le dió en España, que no hace referencia a la historia de la película. “Will Penny” que es el verdadero título en inglés y es como debería ser conocida, es una historia de amor crepuscular en un oeste crepuscular.
Este western es uno de mis western favoritos, por la originalidad de la historia. Un western poco conocido, dirigido por un desconocido por el gran público.
La importancia del personaje femenino, un personaje fuerte, vigoroso, más fuerte en muchos casos que el propio hombre, una grandísima actuación de Joan-Hackett, una actriz con una carrera muy corta por su repentina muerte a sus 40 años. Es una película del oeste, pero sobre todo la historia, es una bonita y grandiosa historia de amor. Y por último que es un western con grandes emociones y sentimientos. Will Penny es un vaquero maduro, conductor de ganado en el Oeste, que le ha llegado la hora del merecido descanso. Sólo encuentra un empleo de vigilante de los límites de un inmenso rancho, en el que tendrá que compartir su cabaña con una mujer y un niño que iban de paso y no tenían donde refugiarse.
Will Penny es un héroe, viejo, acabado, fracasado, de vuelta de todo, que se asusta y tiene miedo de algo que no conoce: el amor. El amor para Will Penny, es algo desconocido, algo que lo espanta, lo incomoda, lo aterra, porque a nuestro héroe le asusta el compromiso.

Will Penny encontrará por primera vez en su vida el amor
Aquí no se idealiza la vida de los vaqueros, los vaqueros no son felices, son vaqueros que ni saben leer, ni escribir, que con 50 años a sus espaldas ya son mayores para desempeñar su profesión, no conocen el amor, no saben comportarse con una mujer delante, las únicas mujeres que conocen son las prostitutas de la frontera, es una visión más realista de los vaqueros que transportaban ganado, una visión más intimista del oeste, y sobre todo es una historia que nos habla de la soledad del vaquero. El filme es un estudio sobre el personaje del vaquero, pero más que centrarse en la fama y la gloria de los héroes arquetípicos del Oeste, se concentra en el día a día, en sus emociones y en sus debilidades.  


Los vaqueros son los grandes héroes del oeste
Charlton Heston interpreta a un hombre solitario, con un gran complejo por no saber leer. Aquí Heston realiza una de sus mejores interpretaciones de su carrera, que además de las grandes superproducciones donde él era el héroe de la función: “Los diez mandamientos”, “El planeta de los simios”, “El Cid”, “Cuando ruge la marabunta”, “55 día en Pekín”, y “Ben-Hur”, lo que le convirtió en la estrella mejor pagada de Hollywood, pero a veces, se implicaba en la producción, se bajaba el sueldo, y apostaba por directores noveles que venían de la Tv para dirigirle, películas en las que creía, donde daba su mejor versión, y sus mejores actuaciones como fueron: “Mayor Dundee” de Sam Peckinpah, “El señor de la guerra” de  Franklin J. Schaffner, “Una tumba al amanecer” de Ralph Nelson y la presente. El aclamado Charlton Heston, que ese mismo año estrenó “El planeta de los simios”. A pesar de que esta última fue el gran taquillazo del año, “El más valiente entre mil” también funcionó muy bien en las taquillas españolas.


Excelente fotografía de Lucien Ballard
Primera película para el cine del director Tom Gries, tras una larga carrera en la pequeña pantalla. Gries, que también es el guionista, construye un excelente ejemplo del wéstern sobre un cowboy solitario. Cuando vimos la película, todo el mundo se preguntaba: ¿Quién es Tom Gries? Un director, escritor y guionista que viene de la televisión, que en su primer trabajo firma una obra maestra del western crepuscular. Pero todo lo que apuntaba en un brillante debut, no  se repitió en ninguno de sus posteriores trabajos, y solamente en contadas ocasiones demostró lo que apunto en su primera película, “100 rifles”, “El número uno”, “Los indomables”, “Nevada Express” y “La casa de cristal”  que ganó la concha de oro de San Sebastián que no he tenido el gusto de ver.  
Violenta pero con ribetes sentimentales, espléndidamente fotografiada por Lucien Ballard, y reparto de secundarios en estado de gracia, Joan Hackett, Donald Pleasence, Lee Majors, Bruce Dern, y un genial  Ben Johnson. También una influencia del cine de Anthony Mann, y la importancia de los paisajes, la nieve, el frio como un protagonista más, y las zamarras de nuestros vaqueros.


Charlton Heston era el más valiente entre mil

Si le pongo una pega a la película, es la horrible música del film, parece una música que no va con lo que nos está contando, e incluso parece la música de una vieja película de cine erótico italiano.

La historia de amor es preciosa, y una de las más bonitas rodadas jamás en el oeste, una historia de miradas, como cuando la mujer se encuentra realizando queso, y el viejo vaquero se  acerca para ayudarla, con ese acercamiento físico. Esta película es de rostros y miradas, los primeros planos de ellos, creo que no hay espectáculo mejor para el espectador. Un historia de amor imposible que tardaremos en olvidar.

Como recuerdo para todo cinéfilo, el primer plano del rostro de Joan-Hackett, cuando en el final de la película Heston le dice: “Soy demasiado mayor para tener una familia, ya es demasiado tarde para mí”.

Y otra imagen para el recuerdo, la fascinación que siente el niño por el héroe como padre sustituto. Y ese emocionante abrazo que le da a Heston cuando no se lo espera, donde no llega a llorar, pero se le enrojecen los ojos. Un abrazo, donde los brazos del niño no llegan a rodear a Heston, porque Heston tiene el tamaño de los héroes. (El tamaño que tenía Gary Cooper o John Wayne). Que gran actor era Charlton Heston.


Un amor crepuscular para un oeste crepuscular

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te olvides de mostrar tu nombre y dirección de correo electrónico! Si no estás registrado, selecciona el perfil 'nombre/url' y en 'nombre' indica estos datos.