jueves, 24 de octubre de 2013

INFIERNO DE COBARDES (1972)



Llevo escribiendo este blog del cine del oeste hace más de dos años, y todavía no había puesto ninguna película de uno de los directores más grandes del género, me estoy refiriendo al gran Clint Eastwood, el director que resucito el género hacia los años 90 con su obra maestra “Sin Perdón”. 


Precioso cartel de la película

Un director hoy en día venerado por todo el mundo y alabado por la crítica, pero hubo un tiempo en el que nadie creía y pensaba que podía llegar a ser lo que es hoy en la actualidad, el último clásico vivo. Hoy voy a comentar su segundo trabajo como director después de su interesante debut en la dirección “Escalofrío en la noche” (“Play Misty for Me” 1971)

Segundo trabajo como director de Eastwood

No es casualidad que su segundo trabajo detrás de las cámaras fuera un western, corría el año 1972, un año después de su debut como director, y de triunfar como actor en la “Trilogía del Dólar” (1964-1966) de Sergio Leone en un nuevo género llamado spaguetti-western, y de interpretar a uno de sus personajes más famosos de su carrera el policía sin escrúpulos “Harry el sucio” (1971) de su amigo Don Siegel

Eastwood en una escena de la película

Aun así todavía hay mucha crítica, que considera a los primeros trabajos de Eastwood como obras menores, yo no estoy para nada de acuerdo, ya se veía el enorme talento y su brillantez en sus primeras películas, y una obra menor de Eastwood es una obra mayor en cualquier otro cineasta. 

Eastwood controlando todo desde las alturas

Eastwood cuando era dirigido por sus maestros Sergio Leone, Don Siegel o Brian G. Button era igual que una esponja, aprendió todo lo que pudo sobre el oficio con los mejores, y con el paso de los años el alumno superó a sus maestros. Como curiosidad en este segundo trabajo les rinde un merecido homenaje, y por eso sus nombres figuran en las lápidas del cementerio.

El film fue un éxito en taquilla. Fiel a su estilo de rodaje, Eastwood que le gustan los rodajes cortos, y como los grandes clásicos prácticamente rueda en una única toma, la primera toma es la que vale, por eso el rodaje de la película fue de tan solo de seis semanas. Además, como en los principios de numerosos spaguetti-western, los primeros seis minutos de película se suceden sin diálogo a pesar de que el protagonista aparece desde el primer fotograma. Una película con gran influencia del cine de Leone, de hecho en muchas partes de la misma parece un spaguetti-western rodado en Almería, y muchas constantes al cine de Siegel, como los personajes oscuramente violentos como el protagonista con gran analogía con Harry el Sucio. 

Eastwood en un personaje a su medida

Para su segunda película como director Eastwood, encarga el guión a Ernest Tidyman (autor del guión de entre otras “French Connection”). Excelente fotografía de Bruce Surtees, un habitual del cine de Eastwood. Un buen reparto de secundarios: el simpático Billy Curtis, un enano muy habitual en el cine clásico, que le da la réplica al forastero durante toda la película, y Buddy Van Horn como sheriff de la ciudad, amigo intimo de Eastwood que le dirigía posteriormente en tres películas (“La gran pelea”, “La lista negra”, y “El cadillac rosa”). 

Eastwood con Billy Curtis

Un misterioso forastero llega a un pueblo fronterizo llamado Lago. Cuando mata a tres hombres que le amenazaban, los propietarios de la compañía minera deciden contratarlo para defenderse de tres bandidos que acaban de salir de prisión y que habían jurado venganza. El forastero acepta el trato a condición de hacer las cosas a su manera.

El "ángel exterminador" llegando al pueblo de Lago

Muchos críticos de cine siempre han visto esta película como un remake oscuro de “Solo ante el peligro” (1952) de Fred Zinnemann, pero no creo que Eastwood intentara copiar a nadie, y no solo eso el guión es de lo más original, nunca visto en el western, con una gran puesta en escena y una intensidad que va creciendo a medida que avanza en el metraje. 

Remake oscuro de "Solo ante el peligro"

Eastwood no interpreta al típico héroe del oeste, por el cual el espectador siente simpatía, los personajes Ethan (John Wayne) de “Centauros del desierto” y Jim Lassiter (Richard Boone) de “Río Conchos” racistas y consumidos por el odio, despiertan cierta empatía con el espectador, al contrario de este personaje, uno de los protagonistas de Eastwood más malvado de su carrera. No es muy normal ver al héroe violar a una mujer al principio de la película, una escena que levantó cierta polémica, donde hasta el mismísimo John Wayne escribió a Eastwood protestando por esta escena, considerando que no era el mejor comportamiento para un héroe. 

Caricatura del personaje de Eastwood

Aunque Eastwood hace poco comentó: “Quizás lo habría rodado distinto si lo hiciera ahora. Tal vez omitiría la escena de la violación”.

La escena que escandalizó al mismísimo John Wayne 

Eastwood interpreta a un “ángel exterminador”, dejando la duda si el personaje es un ser humano, el espectro del sheriff asesinado tiempo atrás, es el hermano del muerto, o su espíritu. Un protagonista con grandes semejanzas con el personaje interpretado por el propio Eastwood años después en esa obra maestra titulada “El jinete pálido”. Acentuado por la llegada del forastero al pueblo de Lago, que se encuentra acompañada del extraño graznido de las gaviotas, dando un ambiente espectral y terrorífico al relato.


Infierno de cobardes 

Originalmente, este personaje fue concebido como el hermano del muerto que busca venganza en el pueblo de Lago, pero cuando la película estaba rodada y montada, Clint hizo eliminar la frase “Ese era mi hermano” que dice al enano al final de la película frente a su tumba. Sin embargo, las copias con dicha frase habían sido mandadas a diferentes países, y es por eso que España el doblaje la conserva, que le quita sus connotaciones fantasmagóricas, terroríficas y espectrales que tanto nos gustan en la película.

Doblaje en España

Además otro detalle que no tiene sentido con esa frase, son los flashback que tiene Eastwood con la muerte de su hermano a manos de los forajidos, flashback en primera persona, imposible de tenerlos si realmente él no estuvo allí. 


Escenas del rodaje 

Una puesta en escena magnífica, donde nuestro héroe aparece salido de las brumas del desierto, sin ser reclamado por nadie. Un héroe lacónico, dominado por la amargura, la soledad, la ira, el odio y la venganza, donde su presencia en este pueblo de cobardes solo se desvelara gradualmente. 

Los habitantes del pueblo de “Lago” no tienen el comportamiento de un típico pueblo del oeste, son tan cobardes como los del pueblo donde era sheriff el bueno de Gary Cooper en “Solo ante el peligro”, pero además en este pueblo sus habitantes aceptan humillaciones, ofensas, desprecio y maltratos por parte del extranjero sin rechistar. Por eso, y sin que sirva de precedente el título en español es magnífico “Infierno de cobardes”. 

Un excelente western gótico que deja huella y no deja indiferente a nadie.


Cartel japonés de la película

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te olvides de mostrar tu nombre y dirección de correo electrónico! Si no estás registrado, selecciona el perfil 'nombre/url' y en 'nombre' indica estos datos.