viernes, 15 de enero de 2016

EL CABALLERO DEL OESTE (1945)



Hoy me gustaría recomendaros un western muy poco conocido de serie B, aunque tenía todos los ingredientes para ser mejor de lo que fue, ya que los protagonistas son los fantásticos actores: Gary Cooper, uno de los cowboys más carismáticos del séptimo arte, Loretta Young, una de las damas más sensuales del cine clásico, y por último el villano Dan Duryea, un habitual del cine negro y del western (con su inolvidable flequillo).

Gary Cooper 

Loretta Young 

Dan Duryea

Gary Cooper en 1944 funda su propia productora, Internacional Pictures Inc., con la que produce y protagoniza esta película y "Casanova Brown", por eso es un western para su total lucimiento, interpretando uno de sus papeles más característicos, encarnando mejor que nadie al "americano ideal", hombre íntegro, tímido y caballeroso. En esta película interpreta a un vaquero ingenuo y bobalicón que encima es muy torpe a la hora de disparar (un personaje de carácter muy semejante al sabio que interpretaba en la película “Bola de fuego” de Howard Hawks). 

Un western producido por el propio Gary Cooper 

Western de muy bajo presupuesto, donde el propio Gary Cooper hizo construir el pueblo que se ve durante la película, utilizado posteriormente en diversas producciones de serie B, las escenas filmadas en el pueblo son las únicas escenas filmadas en entornos naturales, ya que el resto son descaradamente rodadas en decorados. Al ser una producción de serie B, se nota demasiado en el presupuesto, de ahí que se note demasiado que los protagonistas montan a caballo sobre un croma. 

Western de bajo presupuesto, con una preciosa fotografía

Este western se basa en la novela del especialista en el género Alan Le May, nos cuenta la interesante historia de dos cowboys que llegan al tranquilo pueblo de Payville, donde uno de ellos Melody Jones (Gary Cooper) es confundido con Monte Jarrad (Dan Duryea), un pistolero reclamado y buscado por las autoridades. Melody, lejos de desmentir la confusión, decide suplantar al forajido por el amor de una mujer (Loretta Young), antigua novia de Jarrad.

Loretta Young volverá loco a Gary Cooper

El director es Stuart Heisler, un artesano muy interesante de serie B, sobre todo en el cine negro y el western, destaco de su prolifera carrera las películas: “La Llave de Cristal” (1942), “Tulsa: Ciudad de Lucha” (1949), “Dallas: Ciudad Fronteriza” (1950), y “Colinas Ardientes” (1956). 

Stuart Heisler

Lo mejor de la película es sin lugar a la duda la interpretación de una impresionante Loretta Young, que interpreta a una vaquera de armas tomar, muy hábil con el rifle y que no dudara de utilizar sus armas de seducción para que se haga su voluntad, hasta el bueno de Gary Cooper se rinde a sus encantos, y se enfrenta al despiadado Dan Duryea, a pesar de su torpeza con las armas de fuego. Por cierto recientemente la he visto en una película “China” (1943) de John Farrow, junto a Alan Ladd, estaba fantástica como profesora que transportaba a un grupo de estudiantes chinas perseguida por todo el ejército japonés. 

Loretta Young una mujer de armas tomar

En esta película desprende una gran sensualidad y glamour, y me encanta como seduce con su mirada a Gary Cooper en su primer encuentro, la belleza con la que lia un cigarrillo, el arrojo con el empuña un rifle y como besa. 



Gran química entre Gary Cooper y Loretta Young 


Otro de las escenas que más me gusta es el brillante comienzo, con esa diligencia avanzando a toda velocidad a través de un desfiladero y que sufre un robo por parte de los forajidos, todo ello mientras vemos los títulos de créditos. Stuart Heisler un gran artesano del western, filma unas grandes y poderosas escenas de acción, hasta ese fabuloso tiroteo final. Además hay unos fantásticos e imposibles planos filmados a través de las ventanas. 

Son muy brillantes los diálogos de la película:

“Mi padre me dio un consejo que siempre me fue muy útil, hijo si te pones loco por una mujer, pon un dólar en el fondo de la bota y siempre te quedará un dólar a salvo, y luego añadía, si no te quitas las botas claro”. 

“Nunca vuelvas la espalda a nadie, y menos a una mujer”.

"Si te pones loco por una mujer..."

Un western con un gran sentido del humor, como cuando vemos a Gary Cooper haciéndose pasar por un rudo vaquero cerrando medio ojo para parecer más duro, o cuando el villano le manda quitarse la ropa y las botas a Gary Cooper y vemos que del fondo de la bota aparece una moneda, siguiendo el consejo de su padre. 


Gary Cooper siempre tuvo un gran sentido del humor 

Lo mejor de la película es la química entre Gary Cooper y Loretta Young (menudos ojazos), en la cima de sus carreras y de su esplendor físico y atractivo.


Bonita historia de amor 

Cabe resaltar que al igual que otros famosos westerns, nuestro héroe está acompañado por un viejo huraño y refunfuñón, aquí fantásticamente interpretado por William Demarest, que pone la nota simpática de la película. 


William Demarest es el inseparable compañero de fatigas de Gary Cooper 

Sobre este western leí a alguien que escribía sobre el que comentaba que se veía el mejor beso de la historia del western, y estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, una escena que bien merece toda una película. Loretta Young le da un beso en la mejilla para agradecerle sus servicios a Gary Cooper, el cual se la vuelta, deja el sombrero sobre la silla de montar, se limpia la comisura de los labios con el dorso de la mano, y tomándose todo el tiempo que la ocasión lo requiere, coge a Loretta y le da un beso que la deja obnubilada. Una escena memorable de dos pedazos de actores en estado de gracia.


Un beso de película 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te olvides de mostrar tu nombre y dirección de correo electrónico! Si no estás registrado, selecciona el perfil 'nombre/url' y en 'nombre' indica estos datos.