lunes, 30 de julio de 2012

RÍO BRAVO (1959)



Cuando era un niño mi padre me aficionó a las películas del oeste, o como se decía en España a las películas de vaqueros. Los sábados por la tarde en TVE (que era el único canal que teníamos) en “Sesión de tarde”, ponían una del oeste. Pero quizás sea una de las películas de mi vida, y una de las razones por las que sea un apasionado de los westerns sea Howard Hawks, John Wayne  y su “Río Bravo”. Probablemente sea la película que más veces he visto en mi vida, y la única que veo una vez al año. Cada vez que la veo, descubro un tesoro oculto nuevo, y cuando te pones a verla no puedes dejarla hasta el último fotograma de la misma. Te atrapa desde los primeros tres minutos sin diálogos hasta su explosivo final. Howard Hawks dirige una obra maestra del western.


Toda la magia de Río Bravo en tres minutos 

El sheriff de Río Bravo John T. Chance (John Wayne) encarcela a un forajido tras cometer éste un asesinato. Acompañado de dos ayudantes algo particulares, un alcohólico (Dean Martin) y un viejo tullido (Walter Brennan), intentará evitar a toda costa que los compinches del preso intenten liberarle.


“Oleremos todos a pólvora antes de que todo esto acabe”

Cuando era pequeño todos los niños jugaban a ser John Wayne 

La acción tiene lugar en Río Bravo, pequeña población de Texas, próxima a la frontera con Méjico, durante 3 días y 3 noches, en 1880. Sin duda alguna, con “Río Bravo” Hawks consigue que el western alcance una de las cotas más altas en lo que a calidad artística se refiere. Hawks contó de nuevo con el inolvidable Dimitri Tiomkin para la banda sonora.

Hawks, dibuja magistralmente a cuatro personajes cada uno de los cuales con una carencia, que son: el viejo, el borracho, el chico y la soledad del sheriff. Necesitan estar unidos y trabajar en equipo para vencer sus miedos, y luchar contra el mal.  


Hawks y su gran familia

Como anécdota señalar la intervención de Ricky Nelson, un cantante pop de moda en la época que se convertirá de forma accidental en el tercer ayudante del sheriff y que constituyó un atractivo para recuperar a la joven audiencia, que empezaba a entender el western como algo del pasado. Su tema (con Dean Martin) “My Rifle, My Pony and Me” fue todo un éxito de ventas de aquella época. La película se rodó entre Mayo y Julio de 1958. Este fue el tema principal de otro western de 1948, Río Rojo, también protagonizado por John Wayne y dirigido por Howard Hawks.

Esta película es una obra maestra entre otras cosas, por el arranque espectacular que tiene, sin una sola palabra, ni falta que hace. Hawks nos regala cuatro minutos mudos magistrales.

 Rio Bravo nos habla de redención. De heridas cicatrizadas con alcohol. De miradas de amor, y de venganza. John Wayne hace gala de su hombría, pero Angie Dickinson le desarma con sólo mirarle, un pretexto para que Hawks pueda reflejar su querida guerra de sexos. (Angie Dickinson nunca estuvo tan hermosa). El viejo charlatán y bonachón Stumpy cuida de él, Walter Brennan otro fijo del genial director, da vida a un personaje muy bien dibujado y excelentemente interpretado; el ajuste ideal de humor que requiere la cinta, y Dean Martin lucha contra sus fantasmas, y se desmarca de sus papeles de galán para realizar la mejor actuación de su carrera. El quinteto lo completa Ricky Nelson, un guaperas listo y tan habilidoso para ayudar como para meterse en problemas.

John Wayne y Angie Dickinson tenían gran química entre ellos

La película trata temas universales en el western como: la amistad, el coraje, la lealtad, el sentido del deber, el espíritu de lucha y sobre todo el compañerismo. Rio Bravo es una película muy realista, donde se refleja la eterna lucha del bien contra el mal. La película tuvo el título alternativo de A Bull by the Tail”.

Para la elaboración del guion los guionistas casi siempre disponían de un par de opciones buenas para resolver cada situación y eso permitió que años más tarde pudieran utilizar parte del material descartado para filmar El Dorado y “Rio Lobo”, westerns crepusculares de Howard Hawks que retoma el tema del sheriff “solo ante el peligro”.

Hawks dirigiendo a estos dos auténticos cowboys (Dean Martin y John Wayne)


Rio Bravo es un tesoro del celuloide, que como muestra nos deja el tema “My Rifle, My Pony and Me” cantado por Dean Martin con la ayuda de Ricky Nelson bajo la atenta mirada de John Wayne. La mirada de John Wayne observando a sus amigos cantando es preciosa. 



My Rifle, My Pony and Me






 "No me gusta ver a sus hombres en los caminos bloqueando el pueblo. No me gusta que nos vigilen y traten de cazarnos traicioneramente. No me gusta que maten a un buen amigo mio una hora después de haber dicho que quería ayudarme. Y no me gusta usted Burdett, porque es el culpable".

2 comentarios:

  1. Quiero hacer constar que hay una errata en la información sobre el cine Aramo, éste se cerró en 1984 y no en 1980 como reza el citado artículo. Otra información deforme es que la Cadena Clarín no fue la que mas locales gestionó, esto lo hizo la empresa Fernández-Arango que tuvo varios cines en Oviedo, Gijón, Avilés, Mieres, Langreo, incluso en Villaviciosa. Lo que si puedo afirmar es que la empresa Clarín le comió las sopas a la ultima nombrada. Cosas de estrategia comercial.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angel, por tus correcciones, la verdad es que es muy dificil encontrar a alguien que conozca datos de los cines de Oviedo, por eso la dificultad de encontrar datos sobre ellos.

    ResponderEliminar

¡No te olvides de mostrar tu nombre y dirección de correo electrónico! Si no estás registrado, selecciona el perfil 'nombre/url' y en 'nombre' indica estos datos.